Público
Público

Una joven denuncia torturas por tratar de visitar a Haidar

La Policía marroquí cerca la casa de la activista saharaui

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varias asociaciones de derechos humanos saharauis han denunciado el férreo cerco policial que Rabat mantiene sobre la casa de Aminatu Haidar en El Aaiún, y que quienes osan vulnerarlo se arriesgan a sufrir represalias.

Ghalia Djimi, presidenta de la Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de Derechos Humanos cometidas por el Estado Marroquí (ASVDH), explicó ayer a Público que Fatimetu Mint Rahel, una saharaui de 25 años, fue detenida y golpeada el día de Navidad por las fuerzas de seguridad marroquíes. El motivo de la agresión fue que la joven trató de visitar a Haidar en su domicilio del barrio de Casa Piedra.

'A Fatimetu la cogieron cuando ya estaba en el portal de la casa, y entonces ella empezó a gritar consignas en favor de Aminatu y del Frente Polisario', relató Djimi.

Después, según su relato, la joven fue obligada a subir a un coche y conducida a una comisaría, donde la sometieron a un largo interrogatorio.

'En la comisaría le preguntaron que por qué quería visitar a Aminatu; ella respondió que sólo quería felicitarla por su regreso', explicó Djimi.

'Mientras la interrogaban, los agentes la golpearon', prosiguió la activista. 'Mientras tanto, su familia había acudido a la comisaría, donde los policías negaron que la chica estuviera allí detenida'.

'Sólo cuando la familia amenazó con organizar una manifestación, los agentes reconocieron que tenían detenida a Fatimetu. Después de cuatro horas de interrogatorio, la soltaron', precisó la presidenta de la ASVDH.

La detención de esta joven se interpreta en las asociaciones saharauis como un intento de 'amedrentar' a la población de El Aaiún para que no acudan a visitar a Haidar, dijo a la agencia saharaui de prensa SPS el también activista Hmad Hamad, que denunció que los policías amenazaron con violar a la joven saharaui.

Sólo los familiares más cercanos de la activista tienen permiso para visitarla

Desde que Haidar volvió a su casa, el 17 de diciembre, el movimiento saharaui de derechos humanos ha denunciado que las detenciones arbitrarias se han incrementado. También que Haidar continúa encerrada en su casa de El Aaiún, en un régimen que define como de 'arresto domiciliario'.

Sólo los familiares más cercanos de la activista tienen permiso para visitarla. Incluso Djimi, amiga íntima de Haidar, con la que compartió celda durante cuatro años, no tiene autorización para reunirse con ella. 'Sólo se franquea el paso al coche de la familia y además se vigila la identidad de todos los ocupantes', dijo Djimi.

La huelga de hambre que Aminatu Haidar mantuvo durante 32 días en Lanzarote ha incrementado la tensión entre Marruecos y el Frente Polisario, pero también ha puesto de relieve la siempre aplazada descolonización del Sáhara Occidental, pendiente desde hace casi 34 años.

El enviado especial de la ONU para el Sáhara, Christopher Ross, trata ahora de que Marruecos y el Frente Polisario se pongan de acuerdo para celebrar una reunión informal, cuyo objetivo sería desbloquear el proceso negociador de Manhasset. La cuarta y última ronda de estas conversaciones se celebró en marzo de 2008, sin que se llegara a ningún acuerdo.