Público
Público

El juez desestima todos los cargos contra Strauss-Kahn

El fiscal de Nueva York dudaba de la credibilidad de la supuesta víctima de agresión sexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres meses después de ser detenido en Nueva York por la presunta violación de una empleada de limpieza de un hotel, 'la pesadilla', como la ha definido Dominique Strauss-Kahn, ha terminado.

El juez Michael Obus desestimó oficialmente los cargos presentados contra el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), si-guiendo la petición del fiscal.

«Los últimos dos meses han sido una pesadilla para mí», dice Strauss-Kahn

La fiscalía solicitó al juez que rechazara los cargos, al considerar que no podía ser probado, 'más allá de toda duda razonable', que el político francés violó a la supuesta víctima, Nafissatou Diallo.

El fiscal Cyrus Vance explicó que no confiaba en esta inmigrante guineana de 33 años porque dio 'tres versiones contradictorias' de lo que ocurrió el pasado 14 de mayo en una habitación del hotel Sofitel de Nueva York. 'Si no podemos creerla más allá de la duda razonable, no podemos pedir al jurado que lo haga', señaló.

El problema era que el juicio iba a ser la palabra de Diallo contra la de Strauss-Kahn. ¿Violó el político francés a la empleada de limpieza o mantuvieron un encuentro sexual consentido como han insinuado los abogados del político socialista? Solamente ellos lo sabrán realmente.

Sigue en pie la demanda civil presentada por la acusación

La credibilidad de Diallo como testigo quedó en entredicho cuando la Fiscalía descubrió que había mentido a la hora de solicitar asilo en Estados Unidos, al asegurar que había sido violada por un grupo de hombres. Además, cambió los detalles de su relato en varias ocasiones sobre lo que hizo después de que Strauss-Kahn supuestamente la violara, y habló con su prometido, encarcelado por tráfico de drogas, del dinero que podía sacar con el caso.

El fiscal también argumentó que las pruebas físicas establecen que 'el acusado mantuvo un encuentro sexual rápido con la demandante, pero no que, tal y como ella asegura, fue un encuentro forzado y no consentido'.

Tras la audiencia ante el juez que duró unos 15 minutos y en la que Strauss-Kahn estuvo acompañado de su mujer, la periodista Anne Sinclair el político francés volvió a su domicilio en Nueva York, donde agradeció a los que habían creído en su inocencia.

'Todavía tengo algunas cosas que hacer antes de partir', dijo a la prensa el político, que se sentía 'aliviado' tras 'el final de una prueba difícil e injusta'. 'Hablaré más cuando vuelva a Francia', añadió.

Strauss-Kahn, cuyo nombre sonaba antes de su detención como uno de los candidatos socialistas con más posibilidades de derrotar a Nicolas Sarkozy en las próximas elecciones presidenciales, aseguró en un comunicado que 'los dos últimos meses y medio han sido una pesadilla' para él y para su familia.

Un grupo de manifestantes que esperaban fuera del tribunal se mostró indignado con la decisión del juez de archivar el caso. 'Todas las víctimas de violación merecen un juicio justo' es una de las frases que coreaban.

Todavía está por ver que ocurrirá con la demanda civil presentada por Diallo contra el político francés y en la que solicita una indemnización no cuantificada, por lo que la víctima define como 'un ataque violento y sádico'.