Público
Público

Un juez sueco pide el arresto del responsable de Wikileaks

El magistrado quiere interrogarlo por una presunta violación que el acusado niega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¿Por qué está aún vivo Julian Assange?', se preguntaba en octubre el periodista norteamericano Jonah Goldberg. El miembro del organismo neoconservador American Enterprise Institute no pedía que la CIA eliminara al editor de Wikileaks, pero exigía que su Gobierno hiciera algo para detener al responsable de la publicación de miles de documentos relacionados con las guerras de Irak y Afganistán.

La fiscalía sueca tiene la respuesta. Ayer consiguió que un tribunal de ese país emitiera una orden de arresto por las acusaciones de violación y abusos sexuales. La orden no pretende que Assange ingrese en prisión, sino que sea conducido a Suecia para prestar declaración. Interpol recibirá la petición y dará una respuesta en los próximos días.

Julian Assange está dispuesto a prestar declaración en Londres

La confusión acerca de la situación jurídica de este caso, en el que Assange ha desmentido todas las imputaciones, aumenta ahora con la nueva iniciativa. Assange, de nacionalidad australiana, ya prestó declaración en agosto y abandonó Suecia con el permiso de la Justicia de ese país. Según su abogado, está dispuesto a declarar en la embajada sueca en Londres o en una comisaría de la policía británica, pero la fiscalía no se ha molestado en contestar.

La fiscal sueca Marianne Ny sostiene lo contrario: 'La razón de mi solicitud es que necesitamos interrogarlo. Hasta ahora, no hemos podido contactar con él para llevar a cabo el interrogatorio'.

Su abogado afirma que hubo relaciones sexuales consentidas

La fiscalía ya quedó en evidencia cuando presentó hace unos meses una primera acusación que se vio obligada a retirar al día siguiente por no haber pruebas que la sustentaran. Posteriormente, el caso se reabrió sin que se sepa qué había ocurrido entre una y otra decisión.

Todo se originó con la denuncia conjunta de dos mujeres que conocieron a Assange cuando este viajó a Estocolmo para dar una conferencia el 14 de agosto. La fiscalía no tardó en filtrar la denuncia a los medios de comunicación.

Una de las dos mujeres declaró al diario sueco Aftonbladet que nunca quiso denunciar a Assange por violación. 'No es cierto que tuviéramos miedo de él. No es alguien violento y yo no me sentí amenazada por él', dijo. El diario informó de que el conflicto se produjo cuando Assange se negó a utilizar un condón en sus relaciones.

Cómo una discusión de este tipo pudo acabar en una denuncia ante los tribunales es algo que se desconoce.

El abogado de Assange, Mark Stephens, dio ayer más datos sobre esta relación conflictiva: 'Ambas mujeres han declarado que tuvieron relaciones sexuales consentidas con nuestro cliente y que continuaron teniendo relaciones amistosas después de los supuestos incidentes'. Según el letrado, sólo cuando cada mujer se enteró de que Assange había tenido relaciones con la otra, en ambos casos sin utilizar preservativo, decidieron presentar una demanda.

Stephens considera que la fiscal sueca está intentando atrapar al fundador de Wikileaks al precio que sea: 'La conducta de los fiscales es inaudita. No he visto nada parecido a esto en 30 años de profesión. No podemos responder a los puntos concretos de esta difamación porque los fiscales no han dicho en concreto en qué consisten las acusaciones'.

Assange se ha quejado en varias ocasiones de la atención que los medios de comunicación han prestado a la historia de la supuesta violación. Durante una entrevista con la cadena CNN, concedida para hablar de los documentos de Afganistán, Assange se levantó y la dio por terminada cuando la periodista le preguntó por el caso.

Wikileaks ha denunciado que el caso de Suecia es una pieza más del acoso que sufre por su denuncia de las guerras protagonizadas por EEUU. Assange no ha pisado territorio norteamericano, pero algunas personas que colaboran con Wikileaks en EEUU han tenido problemas con las autoridades.

Dos voluntarios y el portavoz de la organización en EEUU fueron detenidos brevemente e interrogados por la policía. La probable fuente de los documentos sobre la guerra de Afganistán, el soldado Bradley Manning, se encuentra encarcelado a la espera de juicio.

Sea o no una guerra secreta, lo cierto es que Wikileaks ha empezado a tener problemas con sus fuentes de financiación. Menos de una semana después de que el Pentágono criticara la difusión de los documentos, la empresa que recoge las donaciones a Wikileaks a través de internet comunicó que ya no podía seguir realizando esa labor.

Moneybookers, una empresa registrada en Reino Unido pero propiedad de otra compañía con sede en Bahrein, clausuró en agosto la cuenta de Wikileaks 'para ajustarse a las normas sobre blanqueo de dinero u otras investigaciones de las autoridades'. En otro mensaje, se refirió a 'la aparición de Wikileaks en una lista negra en Australia y en una lista de empresas vigiladas por Estados Unidos'.