Publicado: 16.07.2014 07:44 |Actualizado: 16.07.2014 07:44

Juncker quiere ahora "transparencia" en la negociación del Tratado UE-EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los países miembros no son informados de las conclusiones alcanzadas en las reuniones, las organizaciones sociales, ONGs y partidos políticos denuncian su secretismo, y según Izquierda Unida el jefe de las negociaciones de Bruselas Ignacio García Bercero reconoció en una carta pública que los documentos relacionados con las negociaciones sobre el Tratado de Libre comercio entre la UE y EEUU estarían vetados a la ciudadanía durante al menos treinta años.

Sin embargo, y a pesar de haber mantenido esta línea de actuación desde el inicio de las negociaciones -junio de 2013-, Jean-Claude Junckerdice haber cambiado de idea, y ahora quiere sacar a la luz algunos aspectos del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, por sus siglas en inglés) que supondrá la supresión de barreras normativas y arancelarias en los intercambios comerciales entre Bruselas y Washington.

CEO: "Juncker ha tenido un papel importante en la gestión de la crisis, no podemos esperar grandes cambios"

El flamante presidente de la Comisión Europea cargó su discurso de investidura este martes de referencias a las medidas de austeridad recetadas por la UE, reconociendo por fin que ha habido errores en la gestión de la crisis de la deuda, y prometiendo que revisará el papel de la Troika para hacerla "más democrática".

Incluso, el que fuera primer ministro de Luxemburgo antes de verse obligado a dimitir por su presunta implicación en un escándalo de espionaje ha sorprendido con su petición de una mayor transparencia en las conversaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea sobre el TTIP, abogando por publicar algunos de los documentos para garantizar que el acuerdo salga adelante.

"Para ser honestos, no sabemos a qué se refiere cuando dice eso, teniendo en cuenta que la propia Comisión ya dice que son transparentes, aunque no lo sean, asegura a Público Erik Wesselius, del Observatorio Corporativo Europeo (CEO). "No sabemos qué quiere decir con esas palabras, pero deberá probarlas cuando sea presidente", esgrime Wesselius, antes de recordar la mesa el rol que el político ha desempeñado durante años en la Comisión: "El señor Juncker ha tenido un papel importante en la gestión de la crisis, no podemos esperar grandes cambios", critica.

De hecho, Juncker ha vuelto al discurso oficial para insistir en la promesa de que el acuerdo no supondrá una rebaja de las normativas de calidad o seguridad aplicadas en la UE, aunque todos los partidos, instituciones y organizaciones contrarias al TTIP defienden exactamente lo contrario: "El acuerdo no se concluirá a cualquier precio. No podemos abandonar nuestras normas en materia de sanidad, sociales o de protección de datos", ha insistido Juncker.

Según las organizaciones críticas con el TTIP, a juicio de la Comisión aplicar el reconocimiento mutuo de normativas entre la UE y EEUU en el sector químico o en el de la automoción no significa rebajar el nivel de exigencia europeo para comercializar bienes o servicios, aunque la normativa comunitaria Euro 5 impediría de facto la venta de ciertos vehículos estadounidenses que sobrepasan el nivel de emisiones y de consumo permitidos, por mencionar un ejemplo.

"El presidente no ha especificado como obligará a los 'lobbistas' a registrarse, habrá que verlo"

El Tratado de Libre Comercio entre Bruselas y Washington sigue en estado de negociación, y no entrará en vigor antes de finales de 2015, pero ya ha sido duramente criticado porque permitirá a las empresas denunciar a los estados en los que realicen inversiones ante cortes arbitrales internacionales -no ante la Justicia de los países- si consideran que sus inversiones se ven perjudicadas, y por la considerable influencia de las multinacionales en las negociaciones.

Este martes, este medio publicó que el 92% de los encuentros previos al inicio formal de las negociaciones con Washington tuvieron lugar entre representantes de la Comisión y de las empresas privadas, y sólo un 4% de las mismas tuvieron a los emisarios de la sociedad civil como protagonistas, algo que para el Observatorio Corporativo Europeo, la ONG que vigila la actividad de los lobbies en Bruselas, "refleja que la Comisión da más importancia a las empresas que a los ciudadanos".

Varias organizaciones representantes de la sociedad civil en las negociaciones del Tratado han mostrado este martes su apoyo a la promesa del nuevo presidente de la Comisión, que plantea obligar a todos los lobbistas de Bruselas a registrarse, en defensa de la transparencia y como respuesta a la exigencia de varias organizaciones.

"El anuncio de los lobbies es positivo", reconoce Wesselius. "Ha dicho que habrá un registro obligatorio, y si realmente va en serio serán buenas noticias, pero tendremos que ver que es así, que la nueva Comisión es realmente transparente sobre eso, que publica la lista de reuniones entre los comisarios y lobbistas. Sin embargo, no ha especificado como lo hará, habrá que verlo", zanja.Protesta en 'Twitter' contra el TTIP.

Este miércoles, coincidiendo con el inicio de la sexta ronda de negociaciones del TTIP en Bruselas, varias organizaciones contrarias al Tratado han convocado una protesta internacional en la red social Twitter a través de un hastag común -desde las 11 de la mañana en España-, para mostrar su rechazo al acuerdo transatlántico. La protesta se une a campañas como la del No al TTIP, acciones de las que se han valido distintas organizaciones durante meses para pedir la paralización del Tratado; de momento, sin éxito.


http://www.quoners.es/q/lobbies