Público
Público

La junta militar de Egipto confirma que habrá elecciones el lunes

El Ejército pidió perdón por las víctimas en Facebook y un portavoz admite que "ha habido violaciones", pero niega disparos de la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Junta Militar egipcia aseguró hoy que el país está preparado para celebrar las elecciones parlamentarias el próximo lunes como estaba previsto, pese a las protestas que desde el pasado sábado se concentran en la mítica Plaza Tahrir contra el control que están ejerciendo los propios militares en la transición.

La situación este jueves es de cierta calma y en las últimas horas no se han registrado incidentes. Pero es imposible no tener en cuenta que en menos de una semana han sido asesinadas al menos 39 personas y que hay más de 2.000 heridos por la brutalidad con la que se han empleado las fuerzas de seguridad para reprimir las protestas. 'Ha habido muchas violaciones', admitió el miembro del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, Mohamed Mojtar al Mula, que sin embargo negó en una rueda de prensa que la policía haya disparado munición real contra las manifestantes.

Mojtar fue la persona encargada de comunicar que las elecciones siguen adelante y asegurar que la Junta puede garantizar la seguridad en todo el país, hecho que había sido cuestionado en las últimas horas por el ministro de Interior. El Ejército trató de resarcirse esta mañana con un comunicado en Facebook pidiendo perdón por las víctimas y prometiendo que abrirá una investigación para esclarecer lo ocurrido. 

Desde anoche se han formado varias cadenas humanas para separar a la Policía y los manifestantes y bloquear el acceso hasta el Ministerio de Interior, donde se han registrado la mayor parte de los incidentes.

'Hemos creado un espacio separado de la policía. Estamos aquí para asegurarnos de que nadie lo viole', dijo a Reuters Mahmud Adly, de 42 años, mientras formaba parte de un cordón humano de cuatro filas. Al otro lado de la calle, llena de cristales rotos, trozos de cemento y montones de basura, al menos dos vehículos blindados de transporte militar bloqueaban la vía.

Las protestas ininterrumpidas en El Cairo y otras ciudades suponen el mayor desafío a los gobernantes del Ejército de Egipto desde que el consejo encabezado por el mariscal de campo Mohamed Husein Tantawi sucedió a Hosni Mubarak, derrocado el 11 de febrero por un levantamiento popular. Las manifestaciones parecen haber polarizado los egipcios, muchos de los cuales temen que los disturbios prolonguen el estancamiento económico que ha agudizado la pobreza de millones de personas. A pocas calles de Tahrir, los egipcios iban al trabajo con normalidad.

Una pancarta en la plaza Tahrir decía: 'El mariscal y la policía quieren encender al país. La gente quiere derrocar al mariscal'. Las miles de personas que atestaban la plaza seguían decididas a librar a Egipto de régimen militar. 'Él se va, nosotros no', decía otra pancarta en referencia a Tantawi.