Público
Público

Karzai se mofó del fracaso británico en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente afgano, Hamid Karzai, y militares de alto rango de su país se han mofado del fracaso de las tropas británicas a la hora de imponer el orden en la conflictiva provincia afgana de Helmand.

Los documentos revelados por Wikileaks muestran un desprecio sin contemplaciones de los afganos por sus aliados británicos.

Los cables filtrados también ponen de manifiesto la corrupción que tiene lugar al más alto nivel en el Gobierno afgano.

Uno de los cables detalla cómo el vicepresidente fue parado por las fuerzas de seguridad en el aeropuerto de Dubai con una maleta en la que llevaba 52 millones de dólares, según lo publicado por el diario The Guardian.

Wikileaks también tiene cables que demuestran la creciente influencia de Irán en Afganistán.

Teherán, según el rotativo británico, financia a políticos de alto nivel y también, según alguno de los cables, a los talibanes.

Las críticas del operativo británico se centran en su incapacidad para imponer la seguridad en Sangin, una ciudad casi maldita para las tropas de Reino Unido, pues se ha convertido en el lugar en el que más soldados británicos han perdido la vida.

El problema no es la falta de efectivos, comentó el gobernador de la provincia de Helmand, Gulab Mangal a un equipo encabezado por el vicepresidente estadounidense Joe Biden durante una visita en enero de 2009.

'Necesitarían un nuevo plan y cambiar el foco para centrarse en la gente', dijo. 'No tengo nada contra ellos [los británicos] pero deben dejar sus bases y relacionarse con el pueblo', opinó.

En varias ocasiones, Karzai ha menospreciado supuestamente al ejército británico y ha atribuido a su fallida estrategia la ausencia de seguridad en Helmand.

A finales de 2008, la embajada estadounidense afirmó que sin apoyo militar de EEUU, 'nosotros y Karzai pensamos que los británicos no están a la altura de la tarea de garantizar la seguridad en Helmand'.

El operativo británico también despertó críticas del comandante de las fuerzas de la OTAN en 2007 y 2008, Dan McNeill.