Público
Público

En Libia, 84 muertos en tres días, según HRW

En Bahrein y Yemen el Ejército también ha optado por una actitud violenta contra los manifestantes opuestos a al Jalifa y Salem, respectivamente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras los éxitos conseguidos por los pueblos de Egipto  y Túnez , Libia, Bahrein, y Yemen se unen a las protestas contra los regímenes de sus respectivos países. Las fuerzas de seguridad de Libia ya han matado a 84 personas durante los últimos tres días de protestas en varias ciudades del país en demanda de un cambio político, según el último comunicado de Human Rights Watch (RHW). Son 41 los años que lleva el régimen de Muamar al Gadafi en el poder.

Por su parte, en Bahrein se ha contabilizado, desde el 14 de febrero, siete muertos y varios heridos desde que las fuerzas militares se han opuesto violentamente a los manifestantes para defender el régimen de Hamad bin Isa al Jalifa.

También en Yemen la represión está siendo muy dura, donde ya hay 24 muertos y se cuentan por decenas los heridos. Una bomba casera ha sido también la causante de un gran números de manifestantes heridos contra el presidente Salem.

Según HRW, en Bengasi, las fuerzas de seguridad mataron este viernes a 35 personas durante las manifestaciones de duelo por la muerte el día anterior de 20 manifestantes en esa misma ciudad, 23 en Baida, 3 en Ajdabiya y 3 en Derna. Esta organización basa sus cifras en conversaciones telefónicas con centros hospitalarios y testigos: 'Las fuerzas de seguridad de Gadafi dispararon contra los ciudadanos, que simplemente demandan un cambio', dijo Joe Stork, responsable de la organización en Oriente Medio y África del Norte.

'Los ciudadanos simplemente demandan un cambio'

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) indica que, en Libia, la mayor parte de las víctimas resultaron heridas en 'la cabeza, pecho y cuello', según ha podido saber después hablar con fuentes del hospital Al Jala de Bengasi. Esta organización ha acusado a las autoridades del 'excesivo' empleo de la fuerza contra 'manifestantes que piden un cambio político'.

Como ocurrió en Egipto, el gobierno de Libia también parece que ha cortado la conexión a internet, según reflejan las estadísticas del buscador Google, ya que se observa una caída radical.

Hasta el momento en Bahrein se contabilizan siete muertos, seis de los cuales durante los primeros días de revuelta, que empezó el 14 de febrero. La otra víctima se produjo en la plaza Manama, que fue desalojada violentamente este jueves por el Ejército y que tiende a ser como la plaza Tahrir de El Cairo (Egipto). Los soldados dispararon contra medio millar de manifestantes que se dirigían a dicha plaza, haciendo caso omiso al bloqueo impuesto.

El Ejército anunció este jueves que su despliegue en las calles de la capital tenía como objetivo preservar la paz social y la seguridad tanto de los ciudadanos como de los residentes en el país, conforme al estado de emergencia decretado por el Gobierno para gestionar las revueltas.  

Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, habló este viernes con al Jalifa por teléfono para condenar la violencia que se está ejerciendo en su país y pedirle, al mismo tiempo, que modere la represión contra las protestas. Según indicó la Casa Blanca en un comunicado, el mandatario americano discutió la situación tras la serie de ataques contra los manifestantes. Obama 'reiteró su condena de la violencia utilizada contra los manifestantes pacíficos y pidió con firmeza al Gobierno de Bahréin que muestre moderación y que haga rendir cuentas a los responsables'.

Miles de personas se han concentrado en dos manifestaciones en el sur de Yemen para pedir reformas políticas y la caída del presidente Ali Abdalá Saleh, en el poder desde 1990. Allí, un desconocido desde un coche, lanzó una bomba casera contra los antigubernamentales, de los cuales una personas murió y treinta resultaron heridas. Según apuntan los servicios de seguridad, el responsable del ataque ya ha sido detenido. 

Saleh es considerado por la Casa Blanca como un aliado inestableEn total, son siete las personas muertas desde que comenzaron las protestas en uno de los países más pobres del mundo. El dirigente Saleh es considerado por la Casa Blanca como un aliado en una zona inestable.