Publicado: 20.09.2016 23:12 |Actualizado: 21.09.2016 13:49

El líder de los socialdemócratas se acerca a Merkel tras aceptar el
CETA y abre brecha en su partido

La formación ha sido la vencedora de las elecciones en Berlín, una de las ciudades-estado que más se ha movilizado contra los tratados de libre comercio TTIP y CETA.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Las calles de Berlín se han llenado de manifestantes contra el TTIP y el CETA. REUTERS/Fabrizio Bensch

Manifestación multitudinaria en Berlín en contra de la aprobación del CETA durante el fin de semana/Fabrizio Bensch

BERLÍN.- La alegría por la victoria en las elecciones regionales del domingo ha durado poco en las filas del partido socialdemócrata alemán (SPD). Tan sólo un día después de resultar vencedores en la capital alemana se han posicionado a favor del tratado de libre comercio que la Unión Europea negocia con Canadá (el llamado CETA, por sus siglas en inglés). Hasta ahora no habían adoptado una posición clara sobre este tratado, con el que alguna de sus facciones ya se había mostrado en contra. Es el caso del SPD berlinés, que incluso ha acudido a las multitudinarias manifestaciones convocadas para impedir la aprobación del mismo y también del TTIP, que se negocia con Estados Unidos.

El SPD es el partido referente del PSOE y es frecuente que alguna de sus federaciones presente discrepancias con la dirección del partido. Tanto es así, que en octubre de 2015 el SPD de Berlín acudió a la protesta contra dichos tratados mientras el líder de su partido, el vicecanciller alemán y Ministro de Economía Sigmar Gabriel, escribía un artículo en un famoso medio de comunicación para explicar a la ciudadanía por qué había que aceptar el TTIP. Se desdijo hace pocas semanas, cuando declaró que las negociaciones del tratado habían llegado a punto muerto, algo con lo que Angela Merkel no coincide.



Pero parece que es el CETA el que le hará acercarse a la línea de los democristianos, totalmente partidarios de ambos acuerdos. Los socialdemócratas lo respaldaron el lunes por una mayoría de dos tercios en un congreso celebrado en la ciudad de Wolfsburgo, en el que estaban presentes la dirección del partido y 200 representantes de las bases. Gabriel decía después estar “orgulloso de la socialdemocracia alemana. Somos el único partido que ha tenido un debate interno sobre el CETA y ha otorgado vía libre a su aprobación”. Más que orgulloso, el líder del SPD estaba aliviado, ya que si los socialdemócratas no respaldaban el tratado, equivaldría a que Gabriel dejaría de ser el líder del partido.

La organización de jóvenes de su partido, los Jusos, se ha mostrado totalmente en contra de la decisión adoptada.

Las reacciones en el seno del SPD no se han hecho esperar. La organización de jóvenes de su partido, los Jusos, se ha mostrado totalmente en contra de la decisión adoptada. Su presidenta, Johanna Uekermann, explicó en sus redes sociales: “He votado en contra de esta propuesta, como más del 35% de los delegados allí presentes. Creo que debemos establecer seriamente nuestras líneas rojas y las promesas políticas a las que nos hemos comprometido. Desgraciadamente a partir de hoy no podemos continuar con esa posición, pero los Jusos seguiremos luchando”.

La joven apelaba además a la responsabilidad de los diputados de su partido, también divididos. Hilde Mattheis, la vicepresidenta del SPD de Baden-Württemberg, confesaba que está “triste". "La mayoría ha votado a favor de la posición de Gabriel a favor del CETA. He votado en contra, pero forma parte de la democracia”, decía. Entre las federaciones más partidarias del CETA se encuentran Renania del Norte-Westfalia, una de las más ricas.

También son defensores del acuerdo destacados dirigentes como Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo. La última manifestación en contra del TTIP y CETA se produjo el sábado pasado, un día antes de los comicios de Berlín. Más de 300.000 personas salieron a la calle en varias ciudades para expresar su desacuerdo con los tratados de libre comercio.

Son también contrarios a ambos convenios los posibles nuevos socios de gobierno del SPD, los izquierdistas de Die Linke y los ecologistas.

Son también contrarios a ambos convenios los posibles nuevos socios de gobierno del SPD, los izquierdistas de Die Linke y los ecologistas. La decisión adoptada por los socialdemócratas coloca las negociaciones para formar gobierno en Berlín en un escenario incierto y puede llegar a torpedearlas. Allí incluso el alcalde de la ciudad, Michael Müller, se opone al CETA porque “fortalecerá el sector privado y nos quitará soberanía municipal en la gestión de la energía”, declaró el pasado abril.

Además la capital es un caso especial, ya que al ser ciudad-estado el mismo alcalde también es el Presidente de la región. Al conocer la decisión adoptada por Gabriel y los suyos, los Verdes han pedido al gobierno federal de la Gran Coalición que vote en contra del CETA en el Consejo Europeo el próximo octubre. Mucho más dura ha sido la líder de Die Linke, Sahra Wagenknecht, quien ha recordado a Gabriel que “si vamos a un gobierno con el SPD no puede haber ningún tipo de acuerdos comerciales que supongan una continuación del dumping salarial, los trabajos temporales, la precariedad y los recortes de pensiones”, zanjaba.

En el caso de que el SPD no consiga los apoyos de estos dos partidos para gobernar, deberá buscarlos en los liberales y democristianos, lo que sería un hecho sin precedentes en la capital alemana, fuertemente ligada a los movimientos sociales y ecologistas.