Publicado: 18.10.2016 10:53 |Actualizado: 18.10.2016 10:53

El liderazgo de Abás en Palestina se apaga sin que haya un sustituto claro

Aunque lo niegue de cara al exterior, Al Fatah está ya negociando posibles nominados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente palestino, Mahmud Abás. - REUTERS

El presidente palestino, Mahmud Abás. - REUTERS

JERUSALÉN.- El reciente ingreso hospitalario del presidente palestino, Mahmud Abás, de 81 años, por una dolencia coronaria y las crecientes críticas a su labor han puesto de nuevo sobre la mesa el debate sobre su complicada sucesión. Doce años después de la muerte del histórico líder palestino Yaser Arafat su relevo en la Presidencia no ha logrado mantener la unidad de su pueblo (dividido entre Gaza y Cisjordania, entre Hamás y Al Fatah) ni concitar el apoyo popular que este tenía. Pero tampoco hay ninguna otra figura que logre claramente la aprobación de gran parte de la población ni, con la actual división interna, existe la posibilidad de celebrar elecciones, como exige la ley.

La avanzada edad de Abás, su cada vez más delicada salud y su popularidad en descenso hacen prever que no tarde mucho un relevo que no está claro sobre quién puede recaer.
Abás ha informado a sus personas más cercanas que valora retirarse de la política y que apoyará a quien elija su partido (Al Fatah) para reemplazarle, informó recientemente la Red de Noticias Palestina.



La agencia de noticias Al Quds aseguró esta semana que los líderes de Al Fatah están ya negociando un nominado pero, de puertas para fuera nadie habla abiertamente de posibles sustitutos. "Todavía no hay negociaciones para reemplazar al actual presidente", señaló Mohamad al Madani, del Comité Central de Al Fatah.

Abdulraheem Malouh, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), declaró que "el único que puede elegir al próximo presidente es el pueblo, mediante elecciones" y rechazó "cualquier intervención árabe o internacional" para designar al próximo líder. Aunque el presidente debe elegirse en comicios, la realidad es que estos no se realizan desde que Abás fue elegido para un mandato de cuatro años en 2005 y que el enfrentamiento entre Al Fatah y Hamás impide que se celebren. Es probable, por tanto, que acabe siendo el Consejo Ejecutivo de la OLP, que encabeza Al Fatah, quien acuerde un candidato.

La última encuesta de intención de voto, difundida en septiembre por el Centro JMCC, muestra la inexistencia de un líder claro y señala que más de un tercio de ciudadanos no saben a quién votar. El líder con más apoyos, con solo un 10,5%, es Marwan Barguti, un improbable presidente ya que está encarcelado en Israel desde hace 14 años cumpliendo cinco cadenas perpetuas más 40 años por crímenes cometidos durante la Segunda Intifada.

Le sigue el exprimer ministro de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, que concita un 9,8% de apoyos pero que ya vivió el rechazo internacional cuando se hizo en 2007 con el puesto de primer ministro. Un 5,1% prefiere a Mohamed Dahlan, exjefe de seguridad de Al Fatah en Gaza. Pero Abás le expulsó del partido y le declaró "persona no grata" en Palestina, por lo que tiene difícil ser designado.

El aparente favorito de Abás, Saeb Erekat, jefe negociador palestino ascendido el pasado año a secretario general de la OLP (cargo que ostentó Abás antes de hacerse con la Presidencia), tiene en su contra que no goza de fuerte apoyo interno en Al Fatah. En la encuesta de JMCC aparece el cuarto, con un 3,3%. Igual porcentaje obtiene el líder de Hamás en el exterior, Jaled Meshal, que anunció recientemente que no volverá a presentarse al liderazgo del movimiento islamista.

Otra encuesta de la agencia Dunia Al Watan, con sede en Gaza, muestra como favorito tras Barguti a Naser Al Kidwa, miembro del Comité Central de Al Fatah que cuenta en su currículum haber sido ministro de Asuntos Exteriores, representante de la OLP en la ONU y, sobre todo, ser sobrino de Yaser Arafat. 

Esa fuente también apunta como posibles candidatos a otros tres pesos pesados de Fatah: Yibril Rajub, Taufiq Tirawi y Mohamed Shteyeh. El primero es el exjefe de la seguridad palestina y actual presidente de la Federación Palestina de Fútbol, fuertemente enfrentado con Dahlan. Tirawi, muy cercano a Arafat, es general y dirigió la Inteligencia en Cisjordania catorce años (hasta 2008), mientras que Shteyeh procede del campo económico y fue ministro de Vivienda y de Desarrollo y Reconstrucción.

Otra posibilidad, y una de las que podría recibir más apoyos del exterior, sería el exprimer ministro y economista Salam Fayad, que sin embargo no pertenece a Al Fatah y no cuenta con reconocimiento popular similar al que goza ante los gobiernos extranjeros. Aunque lo niegue públicamente, es sabido que Al Fatah está ya barajando nombres, asegura el analista Akram Atallah, que señala como principales competidores a Barguti y a Al Kidwa que, dado el encarcelamiento del primero, sería según él, quien tiene mayores posibilidades.