Público
Público

Aborto en Argentina La lucha por el aborto legal en Argentina prevalece en un debate histórico: "Queremos mujeres libres, iguales y vivas"

El Congreso de la Nación debate la aprobación de la Ley IVE, ante la problemática de las miles de mujeres muertas por abortos clandestinos. Este jueves se conocerá la decisión de la Cámara de Diputados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Concentración en la Plaza del Congreso de Buenos Aires, durante el debate de la ley de interrupción del embarazo en el Parlamento argentino. S.R.

Colgados del cuello, atados al brazo o enganchados a la mochila. Así lucían los pañuelos verdes por el aborto legal, seguro y gratuito, la mañana de este miércoles frente al Congreso de la Nación de Argentina, en Buenos Aires. A las 11.30 horas (horario argentino) comenzaba el debate sobre la Ley de Intención Voluntaria del Embarazo en la Cámara de Diputados, por primera vez desde que en 2007 se presentara el primer proyecto de Ley y fuera rechazado cinco veces más.

Al frente del edificio del Congreso, las organizaciones feministas (Movimiento Socialista de los Trabajadores, Frente de Izquierdas, Corriente socialismo o barbarie o Las Rojas, entre otros) clamaban por la legalización del aborto y su despenalización. Un derecho, insisten, que supone una deuda de la democracia.

Dentro de la Cámara, los pañuelos verdes destacaban sobre los escaños de algunos diputados y diputadas. El político Daniel Lipovetzky (PRO-Buenos Aires) tomaba la primera palabra de este debate histórico, tras dos meses y medio de discutirse en Comisiones, durante más de 130 horas y entre 738 oradores.
Las cifras estaban sobre la mesa: 43 muertes de mujeres por abortos clandestinos en 2016, más de medio millón de abortos cada año en Argentina o 47.000 hospitalizaciones de mujeres en el año 2014, como ha señalado la presidenta de la Comisión de Familia y Mujer, Silvia Martínez (Unión Cívica Radical).

Lipovetzky alzaba su voz para reivindicar el derecho de las mujeres a acceder a este servicio de salud pública: “La legalización del aborto reduce el riesgo de muerte de las mujeres, lo han ratificado tres ministros de salud de dos gobiernos distintos que han participado en los debates”. “No se trata de salvar dos vidas -la de la mujer y la del feto-, sino de salvar miles de vidas por los abortos clandestinos. Tenemos que regenerar Argentina", ha insistido el diputado de PRO.

Una ley de hace casi cien años

La necesidad de renovar la ley sobre el aborto en Argentina ha sido un punto común entre los diputados de Unión Cívica Radical, Libres del Sur o Frente para la Victoria-PJ. El artículo 86 del Código Penal regula el aborto por causales en una ley que fue implantada en el año 1921, hace casi cien años. “¿Vamos a mantener una legislatura en la que no pudieron hablar las mujeres, o vamos a modificarla, mejorarla y ampliarla para que se adecúe a la Argentina de hoy?”, ha reclamado Martínez.

Las voces en contra de la aprobación de esta ley también estaban presentes en el Congreso. La vulneración de los derechos del feto, al que han señalado como “el más vulnerable en estas situaciones”, o la negación de las decenas de muertes de mujeres por abortos clandestinos en Argentina en 2017 han sido algunos de los argumentos de los denominados “pro-vida”, en contra de la legalización del aborto, como los diputados Carmen Polledo, Nicolás Massot (PRO) o Gabriela Burgos (Unión Cívica Radical).

"En esta ley dejamos las ideologías de lado, queremos mujeres libres, iguales y vivas"

Los organismos de derechos humanos han reconocido que la maternidad forzada es una forma de tortura. “Tenemos una oportunidad histórica para reducir las muertes de las mujeres. No digamos que no a un reclamo absolutamente racional que lleva luchando durante más de diez años”, ha insistido la diputada Martínez de Unión Cívica Radical.

174 muertes y más de 90.000 ingresos

Brenda Austin (Unión Cívica Radical) lucía el pañuelo verde atado al cuello mientras denunciaba la invisibilización de esta problemática ante el Estado: “Estamos aquí para discutir las condiciones de una realidad: cada día y en todos los rincones de este país hay mujeres que sufren abortos clandestinos. Negarlo es tan necio que duele”.

La diputada de Frente para la Victoria Mayra Mendoza ha hecho referencia a la ilustre Eva Perón: “Donde hay una necesidad, hay un derecho. Hoy la necesidad de Argentina es que cesen las muertes por la clandestinidad y que el pueblo amanezca con un nuevo derecho”. Por su parte, el político Daniel Filmus, del mismo partido, ha sacado a relucir las cifras de muertes de mujeres estimadas si se rechaza la ley: en dos años habría 174 fallecidas y alrededor de 98.550 ingresos hospitalarios y complicaciones.

Fotografía cedida por la Cámara de Diputados de Argentina que muestra a la diputada argentina Mónica Macha con un pañuelo de la campaña que apoya el proyecto de ley que despenaliza el aborto. EFE/Cámara de Diputados de Argentina

Romina del Pla (Frente de Izquierda y de los Trabajadores), no desiste: “Esta lucha tiene también el objetivo de reivindicar la emancipación de la mujer y su autonomía sexual. El aborto clandestino es una herramienta de control social”. “En esta ley dejamos las ideologías de lado, queremos mujeres libres, iguales y vivas”, ha reclamado Mendoza.

El movimiento feminista continúa luchando en las calles. A las 18 horas (hora argentina) comenzará otra convocatoria multitudinaria frente al Congreso, para unirse a las compañeras que permanecen en la plaza desde las 10 de la mañana de este miércoles. Durante la mañana de este jueves se conocerá la decisión del Congreso, que ahora está sólo en manos de los diputados y diputadas que integran la Cámara.