Público
Público

Uruguay Lucía Topolansky, mujer de Pepe Mujica, asume el reto de ser la primera vicepresidenta de Uruguay

La Asamblea General (parlamento) aprobó por unanimidad, con los 123 votos a favor, su nombramiento tras la renuncia de Raúl Sendic.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:

La nueva vicepresidenta del país y presidenta de la Asamblea General del Parlamento, Lucía Topolansky (i), habla con el expresidente y senador José Mujica. | RAÚL MARTÍNEZ (EFE)

La senadora uruguaya Lucía Topolansky, esposa del expresidente José Mujica (2010-2015) asumió ayer, miércoles, el cargo de nueva presidenta de la Asamblea General del Parlamento uruguayo en sustitución de Raúl Sendic, quien renunció al cargo. 

En virtud de ello, Topolansky se convertirá en la primera mujer vicepresidenta de Uruguay, al estar este cargo ligado al de presidente de la Asamblea General del Parlamento.

La Asamblea General aprobó por unanimidad, con los 123 votos a favor, en una ceremonia que duró menos de cinco minutos, aceptar la renuncia de Sendic, presentada por escrito, y la asunción de Topolansky en su lugar.

La senadora accede a este cargo por ser la segunda senadora más votada, de la lista más votada y del partido más votado, la coalición de izquierdas que gobierna el país, el Frente Amplio (FA). El primero en la lista era Mujica, pero está inhabilitado para acceder al cargo por haber sido presidente en el anterior periodo de Gobierno.

Topolansky asume un cargo que de forma interina la llevará a ocupar la Presidencia, algo a lo que no es ajena tras haber sido, durante el mandato de su esposo, José Mujica (2010-2015), la primera mujer que presidió provisionalmente el país.

Topolansky (Montevideo, 1944) asumió esa responsabilidad varias veces en la anterior legislatura, por haber sido la senadora más votada en las elecciones de 2009 y encontrarse algunos días tanto Mujica como su vicepresidente, Danilo Astori, en el extranjero.

Vivió entonces "la soledad" de la Presidencia, para la que dijo no tener vocación y ser una "tarea difícil" que no desea a nadie, según expresó en una entrevista con Efe a finales de 2014.

Esa misma soledad la volverá a sentir a partir de este sábado y hasta el 20 de septiembre, cuando asuma como presidenta interina de Uruguay mientras el actual mandatario, Tabaré Vázquez, asiste en Nueva York a la Asamblea General de la ONU.

La exguerrillera del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) inició su carrera política en 1995 como edil suplente de la Junta Departamental de Montevideo, ya dentro del Movimiento de Participación Popular (MPP), fue elegida diputada años después y es senadora desde 2005.

El nombramiento de Topolansky es visto como un aumento de poder del MPP, sector político que integra la coalición oficialista, el Frente Amplio (FA), y que lidera Mujica, pues a los cuatro escaños de senadores que tiene suma el puesto de la presidencia de la Asamblea General, nexo fundamental para negociar con Vázquez la prioridad y discusión de las iniciativas que llegan al Parlamento desde el Ejecutivo.

"Será un refuerzo fundamental e importantísimo para la gestión de Gobierno", dijo Vázquez, quien destacó que Topolansky tiene "una vastísima experiencia legislativa" y es "una profunda conocedora del sistema político y de la realidad del país".

Una vida de compromiso

Hija del ingeniero Luis Topolansky Müller, de ascendencia polaca, y de la uruguaya María Elia Saavedra Rodríguez, Lucía tiene una hermana melliza junto a la que ingresó en 1967 en los Tupamaros, donde conoció a Mujica.

Al igual que él, pasó trece años encarcelada por su oposición a la dictadura cívico militar uruguaya (1973-1985).

Con el regreso de la democracia, ambos salieron de la cárcel dispuestos a recomponer su relación tras tantos años de alejamiento forzoso.

La pareja se mudó a una pequeña finca rural a las afueras de Montevideo, donde se dedicaron al cultivo de flores y hortalizas.

La austeridad, sencillez y sobriedad fueron, según Topolansky, una "enseñanza" de los años de clandestinidad y prisión, "donde se conoce al ser humano desnudo", y se convirtieron en las señas de identidad de la pareja.

Topolansky se casó con el Pepe, como se conoce coloquialmente en Uruguay a Mujica, en 2005, y como primera dama siempre se consideró que tuvo una influencia importante sobre él.

Ahora, pese a haber anunciado en alguna ocasión estar cerca de abandonar su escaño en el Senado, como militante y mujer de partido que asegura ser asume el reto de ser la primera vicepresidenta de Uruguay con el bagaje y la experiencia de quien ya sabe lo que es gobernar.