Publicado: 27.04.2015 08:49 |Actualizado: 27.04.2015 14:34

Un Macri eufórico celebra su doble victoria en Buenos Aires

El actual jefe de Gobierno en la ciudad de Buenos Aires y aspirante a presidente festejó el triunfo de su partido y de su elegido, Horacio Rodríguez Larreta, en las elecciones primarias que lo enfrentaban a la senadora Gabriela Michetti. El Frente Para la Victoria (FPV) quedó relegado al tercer puesto en una ciudad no apegada al peronismo.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:
El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri (c), festeja junto Horacio Rodríguez Larreta (i) los resultados electorales. /EFE

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri (c), festeja junto Horacio Rodríguez Larreta (i) los resultados electorales. /EFE

BUENOS AIRES.- Treinta precandidatos y once listas competían este domingo en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de la ciudad autónoma de Buenos Aires para definir quiénes podrán competir por la jefatura de Gobierno (equivalente a la alcaldía) en la capital argentina. El nombre más repetido, no obstante, es el de Mauricio Macri, actual jefe de Gobierno y aspirante a suceder en la presidencia a Cristina Fernández de Kirchner.

Macri es el gran protagonista de la jornada no sólo por haber consolidado el liderazgo del PRO, el partido con el que gestiona la ciudad de Buenos Aires desde hace una década. En primer lugar, su fuerza ha superado el 47 % de todos los votos emitidos, lo que aleja la posibilidad de una segunda vuelta en las próximas elecciones locales.



Sobre ese porcentaje, ha ganado el precandidato por el que se había decantado Macri, el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta, con 10 puntos de diferencia con respecto a la díscola senadora Gabriela Michetti, que desobedeció la sugerencia de no presentarse en la interna del PRO y acompañar a Macri en la fórmula presidencial.

Hábil como pocas veces lo ha sido en su campaña electoral, Macri aprovechó la atención mediática para mostrar unidos a Larreta y a Michetti en la fiesta de globos de colores y música pop con la que celebró su doble triunfo.

En el segundo lugar apareció Energía Ciudadana Organizada (ECO), que llevaba tres precandidatos a jefe de Gobierno. Todos ellos sumaron para su espacio el 22 % de los sufragios, pero quien ganó bajo estas siglas fue el exministro de Economía de 2008 Martín Lousteau.

El kirchnerista Frente para la Victoria (FPV) ha quedado rezagado, con casi el 19 % de los votos, a la tercera posición en una ciudad que jamás ha elegido un jefe de Gobierno peronista. El FPV era la única fuerza que había elaborado más de una lista de legisladores para estas elecciones, y la que presentaba el mayor número de precandidatos a la jefatura de Gobierno, siete. Mariano Recalde, titular de Aerolíneas Argentinas y dirigente de la organización kirchnerista La Cámpora, era respaldado por la presidenta y fue quien se impuso con el 12 % de los votos.

Quien sigue hundiendo sus expectativas de ser el próximo presidente de Argentina es Sergio Massa, antiguo funcionario de los Kirchner que salió del oficialismo de un portazo para armar su propio partido, el Frente Renovador. Hoy, sin una estructura nacional, ha contemplado cómo su precandidato para la capital en las PASO, el radical Guillermo Nielsen, quedaba muy lejos del piso del 1,5 % requerido para continuar en estas elecciones.

A la izquierda, por último, no le ha ido mucho mejor. De ocho espacios distintos, sólo dos podrán luchar por su ingreso en la Legislatura porteña: el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que se posicionó como cuarta fuerza de la ciudad con el 2,26% de los votos, y Autodeterminación y Libertad (AyL), que araña también el 2%. Los otros seis partidos que no alcanzaron el mínimo del 1,5%, incluido el de Claudio Lozano (Camino Popular), sumaron juntos el 4% de los sufragios.

Proyección de las PASO

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires representa el 8,32 % del padrón electoral, siendo el cuarto distrito más importante del país tras las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Más de 2,5 millones de porteños fueron convocados a votar las candidaturas ejecutivas y legislativas que se dirimirán el próximo 5 de julio, cuando se elegirá jefe de Gobierno, la mitad de los escaños de la legislatura (30) y los integrantes de las 15 juntas comunales de la ciudad.

Desde hace tres domingos, las PASO se celebran en distintas partes de Argentina. Se estrenaron primero en la provincia de Salta, luego se adentraron en Mendoza y Santa Fe, y finamente accedieron a la capital argentina, un distrito separado del resto de las 23 provincias del país desde la Constitución de 1994.

Las elecciones de la ciudad de Buenos Aires cedieron un poco de protagonismo a los comicios que simultáneamente se celebraban en Neuquén, primera provincia en elegir gobernador, diputados, intendentes (alcaldes) y concejales.

Con una bruma de cenizas suspendida en el aire por la erupción del volcán chileno Cabulco, los neuquinos no dieron sorpresas y votaron en su mayoría al Movimiento Popular Neuquino (MPN), la única fuerza no peronista que desde el regreso de la democracia, en 1983, tiene conquistada una provincia sin interrupciones opositoras. El nuevo gobernador será Omar Gutierrez, que dejó atrás al kirchnerista Ramón Rioseco y a la alianza de UCR-PRO encabezada por Horacio Quiroga.

Con todas estas elecciones, ya se ha manifestado a nivel local el 25 % del padrón electoral de la nación. Las PASO nacionales tienen fecha para el 9 de agosto, y las presidenciales y legislativas serán el 25 de octubre, con una posible segunda vuelta marcada para el 22 de noviembre.

Las definiciones regionales son orientativas pero no extrapolables a nivel nacional, por las singularidades de cada distrito y por el liderazgo de la presidenta Cristina Fernández, cuyo Gobierno terminará en diciembre tras 12 años en el poder sin que su máxima líder se haya decantado de manera definitiva por ninguno de los candidatos que aspiran a sucederla.