Público
Público

México celebra el bicentenario en su peor oleada de violencia

El Gobierno no ha escatimado gastos para los festejos pese a la pobreza endémica 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

México celebra hoy el bicentenario de su independencia como país y el centenario de su Revolución inmerso en una profunda crisis social por la ola de violencia y la pobreza endémica. Sin embargo, el presidente, Felipe Calderón, está empeñado en hacer una 'fiesta extraordinaria, a la altura de las mejores del mundo'. Para ello, el Gobierno ha preparado una ceremonia fastuosa en la capital, organizada por el australiano Ric Birch, quien fue productor ejecutivo de las inauguraciones de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de Sydney.

Los festejos empezarán esta tarde con un desfile de carrozas alegóricas que recorrerá el centro de la capital. A las 11 de la noche, Calderón saldrá al balcón del palacio presidencial a convocar a 'los héroes de la patria' y recrear el famoso grito de independencia que hace 200 años dio inicio a la lucha por la separación mexicana de España. Después, seguirá la fiesta con fuegos artificiales, espectáculos magnificentes y decenas de conciertos. Por la mañana, se cerrará el doble aniversario con un desfile militar en el que participaran ejércitos de 16 países.

Calderón promete una celebración «a la altura de las mejores del mundo»

Es el colofón de unos festejos que han costado 2.900 millones de pesos, unos 175 millones de euros, según anunció la Comisión del Bicentenario. Su fideicomiso, Alonso Lujambio, justificó el elevado costo al asegurar que 'México no es ningún paisito, sino una de las grandes culturas de la humanidad'.

Y están empeñados en demostrarlo, pese a que el derroche haya acarreado numerosas críticas en un país donde el 60% de la población, unos 55 millones de mexicanos, vive por debajo del umbral de la pobreza. Y en el que, ahora mismo, hay casi un millón de damnificados por inundaciones en los estados del este y sur debido a las intensas lluvias. De ellos, miles vivirán los festejos en albergues habilitados en escuelas. 'Si los héroes que festejamos levantaran la cabeza, llorarían por ver cómo estamos ahorita, pensarían que no sirvió de nada tanto sudor', se lamenta Alberto Torres, artista visual que participa en los festejos.

Las autoridades han recomendado a los ciudadanos quedarse en casa

Y es que, más allá de la pobreza, la violencia que azota el país da motivos a muchos para no salir a celebrar. De hecho, pese a la ostentación de cara a la galería, el Gobierno ha recomendado a la ciudadanía quedarse en casa y ver los eventos por televisión. 'Habrá cupo limitado, por lo que la televisión se presenta como una alternativa muy atractiva para disfrutar la fiesta en familia', alegó Lujambio. Una triste invitación que transpira miedo. En el recuerdo colectivo, permanece el atentado de hace dos años en Morelia, capital del estado de Michoacán, donde los narcos acabaron con la vida de ocho personas e hirieron a 131 lanzando granadas en medio de la verbena. En esta ciudad, junto a otras 13, se ha cancelado este año cualquier tipo de celebración. En Ciudad Juárez, el alcalde pronunciará el Grito desde un lugar secreto y lo transmitirá por radio y televisión. Otros 27 ayuntamientos han reorganizado sus actos para evitar incidentes.

De por sí, en una noche como la de hoy, es común que cualquier hijo de vecino saque la pistola y dispare al aire en señal de júbilo. Pero este año los disparos pueden ir dirigidos y, por ello, miles de policías custodiarán los eventos y habrá detectores de metales en los accesos. Se ha implementado un fuerte dispositivo de seguridad para intentar que, por un día en este país, los únicos estruendos que se escuchen sean los de los cohetes.