Publicado: 09.11.2013 18:42 |Actualizado: 09.11.2013 18:42

La minoría uigur reivindica el atentado de Tiananmen y lo califica de "protesta"

Su líder insiste en que el ataque en el que murieron dos personas y los tres suicidas fue una protesta por la represión de las autoridades chinas en la región de Xinjiang

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del Congreso Mundial Uigur, Rebiya Kadeer, ha defendido que el ataque del pasado 28 de octubre en el que murieron dos personas y otras 40 resultaron heridas en la emblemática plaza de Tiananmen de Pekín tras el ataque perpetrado por activistas uigures fue un acto de protesta, y no un acto de terrorismo como defienden las autoridades chinas.

Un hombre uigur, su esposa y su madre murieron calcinados después de empotrar su vehículo contra una fila de turistas en la céntrica plaza pequinesa. El coche se incendió poco después y la Policía asegura que en él había un bidón de gasolina, cuchillos y barras de hierro.

Según Kadeer, este sería un acto de autoinmolación de los suicidas para protestar por la represión de las autoridades chinas en la región de Xinjiang, donde viven la minoría turcoparlante uigur.

Kadeer ha argumentado en declaraciones a la agencia de noticias japonesa Kiodo que este incidente debería ser objeto de una investigación de la comunidad internacional

Candidata al Premio Nobel de la Paz en 2006, Kadder estuvo encarcelada seis años acusada de "filtrar secretos al exterior", aunque según denuncia el motivo real fue su defensa pacífica de una solución a los problemas que padece la población uigur, cuya región fue "ocupada" por China en 1949.

La minoría uigur, turcohablante y que reclama una mayor autonomía de Xinjiang o el Turkistán Oriental, responsabilizó a la Policía de emplear fuerza excesiva durante las revueltas de 2009, presuntamente lideradas por Rebiya Kadeer, exiliada tras ser acusada a su vez de instigar las protestas.