Público
Público

Mockus remonta en el último debate de campaña en Colombia

El líder verde acierta al afearle a Santos su connivencia con el poder castrense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Si el líder verde Antanas Mockus se hubiera manifestado así a lo largo de la campaña, las apuestas no estarían tan arrolladoramente a favor de Santos'. Es el parecer de los analistas políticos consultados por este periódico tras el último cara a cara televisado de los candidatos ante la última vuelta de las presidenciales en Colombia, que se decidirán dentro de tres días.

En contraste con sus anteriores titubeos, silencios, cortesías dirigidas en teoría a conquistar a un supuesto centro uribista, y sus formalismos para hacerse perdonar sus excentricidades, ayer Mockus se manifestó con rotundidad contra la impunidad de los militares, la corrupción y las calumnias difundidas como rumores por el equipo de su oponente. Perplejo, el delfín uribista acusaba al líder verde de haberse transformado de un rival amable en un peligroso 'sofista'.

Consciente de haber erosionado sin remedio la arrolladora ola verde en los anteriores debates en directo, Mockus emprendió en la noche del martes, madrugada de ayer en España, una frenética caza para recuperar el tiempo perdido; la época en la que se mecía en las encuestas que le daban como vencedor seguro en la segunda vuelta.

Juan Manuel Santos, ex ministro de Defensa de Álvaro Uribe, el presidente saliente, trató de subirse a la ola triunfalista que está representando para el Gobierno la liberación incruenta el domingo y lunes pasados de los más antiguos secuestrados militares en poder de la guerrilla de las FARC.

'El ejército es la columna vertebral del país', afirmó Santos antes de reclamar el restablecimiento pleno del fuero militar. Esta es la principal aspiración del poder castrense, que busca sustraerse así al poder de los tribunales civiles, sobre todo tras la reciente condena al coronel Plazas Vega por las desapariciones que siguieron a la toma del palacio de Justicia durante la administración de Belisario Betancour.

'Increíble: es como si a los periodistas sólo pudieran juzgarlos periodistas. Me parece grave que los militares no acepten la justicia ordinaria', respondió ágil Mockus, quien se opuso también a la pretensión de someter la Fiscalía al poder presidencial. 'Ya hay bastantes organismos en manos del presidente para que añadamos otros'.

Esta es una cuestión crucial en Colombia, cuando están pendientes los procesos por los falsos positivos (asesinatos de civiles presentados después como guerrilleros muertos en combate) y la mayor parte de las masacres del paramilitarismo de los últimos años, sobre los que planea una inverosímil amnistía general que parece proceder del entorno de Uribe.

El líder verde remachó en el clavo al preguntar a Santos que descartaba con triunfalismo militarista cualquier salida humanitaria al conflicto, cómo es que se había reunido dos veces con el número dos de las FARC, Raúl Reyes, en Panamá, contrariando la orden del entonces presidente Andrés Pastrana. El debate se deslizó entonces hacia el problema de 'la verdad'. 'Hay ocasiones en que no se puede revelar toda la verdad' afirmó Santos. 'La verdad es un imperativo ético', respondió Mockus, y terminó animando a la ciudadanía colombiana al voto 'por un país libre de narcotráfico y clientelismo'.