Publicado: 15.03.2016 11:50 |Actualizado: 15.03.2016 19:08

Muere un hombre en Berlín al estallar una bomba en su coche en un ataque del crimen organizado

La víctima estaba investigada desde 2008 por tráfico de drogas, juego ilegal y falsificación de dinero.La policía descarta que la explosión esté relacionada con un acto terrorista.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La policía inspecciona un coche Volkswagen dañado en el Bismarckstrasse en Berlín. REUTERS

La policía inspecciona un coche Volkswagen dañado en el Bismarckstrasse en Berlín. REUTERS

BERLÍN.- Un hombre de 43 años con antecedentes policiales ha muerto este martes en Berlín al estallar una bomba colocada en los bajos del coche que conducía, un ataque que las fuerzas de seguridad vinculan con el crimen organizado, según las primeras investigaciones.

Los hechos ocurrieron poco antes de las 7.00 horas GMT, cuando el vehículo circulaba por el barrio de Charlottenburg, en el oeste de la capital alemana. La detonación del artefacto explosivo lanzó el coche contra un Porsche aparcado en la zona e hirió de gravedad en las piernas al conductor, que murió desangrado en el lugar.



El coche quedó finalmente parado en el medio de la calzada y la policía estableció un amplio perímetro de seguridad, mientras los artificieros confirmaban que no había más explosivos en el vehículo, y se pedía a los vecinos que no se asomaran a las ventanas ni a los balcones.

A través de su cuenta en la red social Twitter, la policía aseguro poco después que nada indicaba que se tratara de un atentado terrorista. "La hipótesis apunta al crimen organizado", señaló un portavoz policial, mientras que el portavoz de la Fiscalía de Berlín, Martin Stelner, confirmaba que se trataba de "un atentado con un artefacto explosivo adherido a los bajos del vehículo".

La policía destacó que se desconoce todavía si la víctima mortal, investigada desde 2008 por tráfico de drogas, juego ilegal y falsificación de dinero, era el objetivo del atentado. Según el diario local "Berliner Zeitung", se trataba Mesut T., un varón de origen turco con varias condenas a sus espaldas, entre otros delitos por tráfico de cocaína.

La comisión de homicidios de la policía se hizo cargo de las investigaciones, centradas en el entorno de la víctima, mientras los agentes seguían recogiendo pruebas en el lugar de los hechos, a donde se acercó el responsable de Interior de la ciudad-estado de Berlín, Frank Henkel. 

"La policía investiga en todas las direcciones. Esto incluye explícitamente la posibilidad de que exista una disputa en el ámbito de la delincuencia organizada. En cualquier caso, los autores deberán rendir cuentas", manifestó. Según destacó, se trata de un delito grave: "lo ocurrido aquí tiene una dimensión considerable", añadió.

Por la tarde la policía, acompañada de los artificieros, se trasladó al domicilio de la víctima, cercano al lugar de los hechos, para buscar posibles "objetos peligrosos", pero concluyó el registro sin encontrarlos y dejó en el lugar a los investigadores de la comisión de homicidios.

Varios medios informaron de la presencia en la zona de la explosión de investigadores de la fiscalía especializados en las bandas de rockeros o moteros, muy activas en el mundo de la criminalidad organizada.

En el último informe de la Oficia Federal de Investigación Criminal (BKA) sobre la criminalidad organizada, correspondiente a 2014, se incluyó por vez primera un apartado dedicado a estas bandas, implicadas en 48 investigaciones ese año.