Público
Público

Golpe en Zimbabue Mugabe cede a las presiones del Ejército y dimite tras 37 años al frente de Zimbabue

La dimisión ha sido anunciada por el presidente del Parlamento. El mandatario habría pactado con los militares que él y su mujer, Grace, tendrán inmunidad y no se les quitarán sus propiedades 

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

Manifestantes protestan mientras los diputados asisten a la sesión parlamentaria en Harare. | KIM LUDBROOK (EFE)

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha presentado finalmente su dimisión este martes, una semana después de que el Ejército tomara el control del país, según ha anunciado el presidente del Parlamento, Jacob Mudenda.

Mudenda ha anunciado ante el Parlamento que el proceso de impeachment que se iba a iniciar contra Mugabe quedaba suspendido después de que éste haya accedido a renunciar al cargo que venía ocupando desde 1980. La noticia fue recibida con aplausos por los diputados presentes.

Mugabe, que ha gobernado durante 37 años el país, se había resistido hasta ahora a las presiones, pese a la multitudinaria protesta en su contra el sábado y a las negociaciones mantenidas con el Ejército y con los emisarios enviados por Sudáfrica.

Según la CNN, Mugabe ha aceptado presentar su dimisión tras pactar con los generales que han liderado el golpe de Estado que él y su mujer, Grace Mugabe, tendrán inmunidad y no se les quitarán sus propiedades.

De acuerdo con esta información, los generales habrían aceptado todas las demandas que había planteado Mugabe para su dimisión

Tras el golpe de Estado del 14 de noviembre, Mugabe compareció el domingo acompañado por varios generales y rechazó presentar su dimisión, a pesar de las presiones desde diferentes sectores para que renuncie al cargo y dé paso a una transición.

La crisis política en Zimbabue comenzó el 6 de noviembre cuando Mugabe decidió cesar a Emmerson Mnangagwa como vicepresidente del país, un gesto que fue interpretado como un intento por desalojarle de la carrera sucesoria para situar como su relevo a la primera dama, Grace Mugabe.

Las Fuerzas de Defensa de Zimbabue dieron el 14 de noviembre un golpe de Estado con el argumento de que necesitan detener a los criminales del entorno de Mugabe y, desde entonces, el mandatario ha rechazado dimitir.

Euforia en las calles

Los ciudadanos recibieron con un estallido de euforia la dimisión de Mugabe. Gritos de alegría y bocinas de coche inundaron la capital, mientras la gente se abrazaba espontáneamente en la calle.

Banderas de Zimbabue y gritos de "descanse en paz, descanse en paz" acompañaban bailes y cánticos, mientras el sol se ponía sobre la capital zimbabuense.

Muchos ciudadanos celebran la intervención del Ejército, que ha acelerado la caída de Mugabe. "Estoy tan emocionado. Nunca pensé que vería este día. Mugabe ha dimitido durante mi periodo de vida. Este es un paso hacia el Zimbabue que queremos. No será fácil", compartió el reputado periodista del zimbabuense News Day Trevor Ncube, en su cuenta de Twitter.

Está previsto que este mismo miércoles se nombre a un nuevo presidente del país, según se anunció hoy en la sesión parlamentaria, nada más leer la carta de dimisión de Mugabe.

Su propio partido, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), había dado un ultimátum para dimitir el pasado domingo, que se cumplió al mediodía de ayer sin que el presidente cambiara de opinión.