Publicado: 31.12.2013 11:04 |Actualizado: 31.12.2013 11:04

Una noche de disturbios en Holanda deja 65 jóvenes detenidos

Varios coches de policía y de bomberos ardieron a causa de los enfrentamientos en la localidad de Veen, que se ha convertido en un lugar problemático durante las celebraciones de Año Nuevo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La localidad de Veen, al sur de Holanda, ha vivido una noche de intensos disturbios que han dejado hasta 65 jóvenes detenidos. Varios coches de policía y camiones de bomberos ardieron a causa de los enfrentamientos en esta ciudad, que se ha convertido en un lugar problemático durante las celebraciones de Año Nuevo y la quema de coches ha pasado a ser "una especie de tradición", como señalan medios holandeses.

Los servicios de emergencia de esa ciudad, de unos 2.500 habitantes, fueron alertados poco después de la medianoche del lunes de que había un vehículo en llamas. A su llegada a la calle principal un grupo de jóvenes empezó a tirar botellas y material pirotécnico a los coches de la Policía, detalla el portal de información DutchNews.

En total, ocho personas fueron arrestadas tras negarse a abandonar la zona mientras que otro grupo huyó a esconderse a un café, momento en que la Policía pidió la ayuda de un helicóptero y circuló el edificio. Los agentes fueron sacando del café uno a uno a los jóvenes, que fueron posteriormente trasladados a centros de detención en las vecinas ciudades de Breda y Tilburg.

El sindicato de la Policía holandesa ACP instó a sus afiliados a informar de cualquier otro ataque a los servicios de emergencia para tener una idea de los incidentes de este tipo que puedan producirse en todo el país. Este año, alrededor de un millar de personas ha sido detenido durante festividades y celebraciones por prender fuegos, peleas o vandalismo, una cifra que fue algo superior en 2012 al llegar a unos 1.300 detenidos.

El jefe de la Policía nacional neerlandesa, Gerard Bouman, indicó al diario De Telegraaf que le gustaría que hubiera condenas "más duras" por atacar a la policía o a otros servicios de emergencia en Año Nuevo. La mayor parte de los arrestados en las últimas celebraciones fue sentenciada a prestar un servicio a la comunidad o a pagar multas.