Público
Público

Obama gana su primera batalla contra el desempleo

Por primera vez desde que el presidente está en el poder la tasa de paro baja en EEUU, en gran parte por su plan de estímulo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace tan sólo siete días, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se dirigía en su discurso semanal a los estadounidenses y les advertía: 'La próxima semana conoceremos los datos del paro y veremos como continúan perdiéndose empleos'.

Por estrategia política o por sorpresa estadística, lo cierto es que Barack Obama avanzó parcialmente su predicción ya que, aunque efectivamente se recortaron en 247.000 los empleos del mes de julio muy por debajo de las previsiones de los analistas, la tasa de paro bajó una sorprendente décima, hasta el 9,4%. Este pequeño retroceso, el primero desde abril de 2008, supone también el primer recorte en el nivel de desempleo desde que Obama tomó posesión de su cargo en enero cuando, precisamente, puso como uno de los principales objetivos de su mandato luchar contra el paro.

Obama cree que ha salvado al país del 'colapso' con el plan de rescate

Aunque la tasa de desempleo sigue a niveles muy elevados ( al otro lado del Atlántico no veían una proporción de desempleo similar desde principios de la década de los ochenta) el dato supone un alivio para la Administración Obama que en su día enarboló la lucha contra el desempleo como principal caballo de batalla de su multimillonario plan de rescate.

El equipo económico de Obama aseguró durante la aprobación del plan de estímulo que una vez puesto en marcha la tasa de paro no superaría el 8% en este ejercicio y que se crearían 3,5 millones de puestos de trabajo en dos años. Sin embargo, el plan lleva en marcha desde mayo sin efecto en el empleo hasta esta décima de recorte.

La OCDE ve señales de recuperación en Fancia en Italia y mejoría en España

Pese a todo, Obama es consciente del efecto directo que el arranque de las obras de inversión pública ha tenido en la bajada del desempleo y continúa abogando por la cautela. Desde la Casa Blanca se declararon ayer 'contentos pero no satisfechos' por el nuevo dato e insistieron en que las predicciones para el final de año es que la tasa de paro alcance el 10%.

Con este escollo en el horizonte, Obama declaró ayer que la gestión de su Gobierno había salvado 'del colapso' al país. 'Tenemos que subir una cuesta muy empinada y partimos de un valle muy hondo', matizó .

Estas declaraciones complementan las realizadas el sábado pasado cuando aseguró que 'no descansaré hasta que cualquier estadounidense que haya perdido su trabajo encuentre otro'. Obama recordó que la única fórmula para crear empleo es lograr la recuperación económica pero también reconoció que la economía ya está emitiendo síntomas de estabilización.

En este sentido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a las treinta economías más desarrolladas, publicó ayer los indicadores de evolución económica de sus países miembros para el mes de junio y el segundo trimestre del año. Según la recopilación que hace la organización, Francia e Italia están ya en vías de recuperación pues han logrado mejorar su indicadores económicos respecto al mismo periodo de 2008.

Para España, la OCDE también registra una ralentización en el ritmo de caída de la actividad económica, aunque aún no se puede decir que en junio la economía española haya salido por completo del bache pero sí que puede haber tocado fondo. El Indíce Sintético de indicadores que elabora el Ministerio de Economía español está en línea con este análisis elaborado por la OCDE.

En el caso de Estados Unidos y la zona del euro, la OCDE también ve síntomas de mejora que indican que la recesión está tocando fondo pero, aún falta un impulso final para la recuperación.

El servicio de estudios de Barclays Capital fue más allá al publicar ayer un informe en el que asegura que junio se contabilizará como el último mes de la recesión en Estados Unidos y en Alemania pudo haber sido ya abril. De hecho, Barclays anticipa que en el tercer trimestre del año, la economía estadounidense crecerá en tasa trimestral un 3,5%.