Público
Público

Obama se reunirá con los líderes del Congreso para evitar el 'abismo fiscal'

El presidente busca un  acuerdo 'in extremis' con los republicanos en materia fiscal que sea clave para la sesión del Congreso del próximo domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente estadounidense, Barack Obama, se reunirá el sábado con los líderes republicanos y demócratas en el Congreso para intentar consensuar una salida urgente al abismo fiscal antes de que acabe el año, informó la Casa Blanca.

El mandatario se reunirá por la tarde en el Despacho Oval y en privado con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid; el de la minoría republicana en la misma cámara, Mitch McConnell; el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi.
La vital reunión, en la que se verán la caras los principales negociadores de un acuerdo que lleva resistiéndose desde que en el verano de 2011 se debatió el aumento del techo de deuda y en que se acordaron unos recortes automáticos que nadie quería y que ahora deben ser sustituidos con un acuerdo alternativo.

El llamado abismo fiscal se avendría a comienzos de 2013 , al coincidir en el tiempo esos recortes automáticos, especialmente duros en Defensa, y aumentos generalizados de impuestos, así como el recorte de las prestaciones al desempleo. Todo esto desencadenaría desde el primer día de enero una crisis que podría llevar a Estados Unidos a la recesión y lastrar la recuperación global.

Obama y los líderes del Congreso tienen ya escasos días para conseguir un compromiso que está estancado en la negativa de los republicanos a que se acaben las exenciones fiscales de la era de George W. Bush a los ingresos superiores a 250.000 dólares.

Si los dos partidos no logran al menos un acuerdo de mínimos, esas exenciones fiscales terminarán para todos los estadounidenses, mientras que los demócratas defienden que no acaben para la clase media.

Los republicanos consideran que el déficit se puede reducir sin actuar por el lado de los ingresos fiscales, y defienden incidir en los recortes de gasto, especialmente en programas sociales que consideran inviables.

La noche del jueves, el senador demócrata, Harry Reid, emitió un duro comunicado en el que pidió a los republicanos que dejen de obstruir las negociaciones para evitar el abismo fiscal en todo el país. 'El proyecto del Senado podría ser aprobado este viernes mismo si los republicanos de la Cámara de Representantes permitieran simplemente que llegue a ser debatido', dijo el portavoz. La senadora republicana por Texas Kay Bailey Hutchinson, quien se retira a finales de año, dijo a la cadena MSNBC que el límite de los 250.000 dólares en ingresos 'es demasiado bajo'. Agregó que durante las conversaciones que ha sostenido con algunos homólogos demócratas, 'ellos dicen que tal vez más en la categoría de 400.000 a 500.000 dólares' podría ser aprobado. El propio Obama recientemente ofreció elevar el umbral a 400.000 dólares, antes que las negociaciones con el líder republicano en la Cámara de Representantezs, Boehner se estancaran.