Público
Público

Obama trata de mantener el respaldo a la guerra de Afganistán

EEUU organizará una cumbre para preparar la transición afgana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barack Obama intenta convencer a su opinión pública de la necesidad de mantener una presencia militar en Afganistán mientras inicia un repliegue paulatino de sus fuerzas. Según un adelanto realizado por la Casa Blanca del discurso a la nación del mandatario estadounidense, Washington retirará este año a 10.000 soldados del frente afgano y a otros 20.000 antes de septiembre de 2012, a dos meses de las elecciones presidenciales.

Asimismo, en mayo de 2012, EEUU organizará en Chicago una cumbre de la OTAN, para preparar la transición en Afganistán. Tras 'casi una década de guerra', Al Qaeda ha visto seriamente mermada su capacidad operativa gracias a la ofensiva estratégica en la que Pakistán, pese al mal momento por el que pasan las relaciones bilaterales, sigue siendo un actor clave.

Según la encuesta más reciente del Pew Center 56% de los estadounidenses quiere que las tropas se replieguen 'lo antes posible', mientras que 39% opina que se puede 'esperar hasta que la situación se estabilice'. En todo caso, una aplastante mayoría piensa que, después de la muerte de Bin Laden el pasado mayo, EEUU ya no tiene nada que hacer en Afganistán y que le toca a los afganos asumir sus responsabilidades.

EEUU organizará en Chicago una cumbre de la OTAN en mayo de 2012

En principio, la estrategia de 'estabilización' que motivó en 2009 y 2010 el envío de 30.000 soldados adicionales, tenía previsto sustituirlos por personal civil para asentar las bases de la reconstrucción afgana.  El número de estos expertos debería aumentar progresivamente a medida que las tropas se repliegan con la vista puesta en 2014, cuando, según lo planeado por la Alianza Atlántica, se producirá el traspaso de poderes a las fuerzas locales. Pero con las dificultades económicas de EEUU no es seguro que esta estrategia pueda llevarse a cabo.

La crisis económica ha acentuado las posturas. Cuando demócratas y republicanos no consiguen ponerse de acuerdo sobre los recortes presupuestarios o sobre cómo elevar el nivel de la deuda pese los llamamientos cada más urgentes del secretario del Tesoro, una guerra costosa e impopular no es el mejor argumento electoral para un presidente que aspira a la reelección.

El coste de la guerra ha sido un factor clave en la decisión de Obama de retirar más tropas de las propuestas por el Pentágono. Desplegar un soldado en Afganistán cuesta una media de un millón de dólares al año. Desde el inicio del conflicto hace casi diez años EEUU se ha gastado en la guerra 1.3 billones de dólares, 120.000 en 2010 (mil millones al mes). Reducir la presencia militar se hace más acuciante durante una recesión y más en tiempo electoral.