Público
Público

Occidente ya empieza a organizar el futuro de Libia

Sarkozy convoca en París al líder de la oposición. El grupo de contacto se reunirá la próxima semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobiernos de EEUU, Francia y Reino Unido dieron ayer por terminada la dictadura en Libia. 'El régimen de Gadafi se está acabando y el futuro de Libia está en las manos de su pueblo', dijo el presidente de EEUU, Barack Obama.

Nicolas Sarkozy tiene tanta prisa que ni siquiera ha esperado a que finalicen los combates en Trípoli ni a que aparezca Gadafi para comenzar a organizar el futuro de Libia. El Gobierno francés invitó ayer al presidente del Consejo Nacional de Transición Libio Mustafá Abdul Jalil para que viaje a París mañana y se reúna con el mandatario galo en El Elíseo.

Es una invitación que más parece una convocatoria, porque no parece que sea el momento más apropiado para que Jalil abandone el país. La prioridad del Consejo es trasladar en los próximos días su sede de Bengasi a la capital. Debe demostrar así que está en condiciones de controlar todo Libia, y no sólo la zona oriental, de la que proceden sus dirigentes.

'El futuro de Libia está en las manos de su pueblo', comenta Obama

Londres y París se movilizaron ayer con la intención de disfrutar de los réditos políticos de la victoria de los rebeldes libios. David Cameron suspendió rápidamente sus vacaciones en Cornwall para presentarse por unas horas en Londres. Durante los disturbios que se iniciaron en Tottenham, tardó más de tres días en regresar a la capital. Esta vez, no hubo dudas. El primer ministro británico presidió una reunión del gabinete de crisis y luego convocó a los periodistas.

Cameron dijo que la prioridad de las autoridades es ahora mismo garantizar la seguridad de Trípoli. Sobre el destino de Gadafi, dijo que está a favor de que sea juzgado, pero que esa es una decisión que deben tomar los libios. 'Hemos aprendido las lecciones del pasado', comentó en referencia a la invasión de Irak. Se refería a la cobertura legal de la ONU y a no haber utilizado tropas de tierra en el conflicto.

Cameron intentó no repetir la grandilocuencia mostrada por Tony Blair en ocasiones similares. Dio por reivindicada la decisión de la OTAN de apoyar a los rebeldes, pero también advirtió que la 'transición no será sencilla ni fácil'.

'Libia es un país potencialmente rico', dice el Gobierno francés

Una muestra de la urgencia francesa es que pretende que la próxima semana se lleve a cabo en París una reunión del grupo de contacto 'al más alto nivel', según su ministro de Exteriores, Alain Juppe. El grupo incluye a EEUU, la UE, la Liga Árabe, la Unión Africana y la ONU. El apoyo en el que piensa Juppe es más político que económico: 'Libia tiene los recursos y es un país potencialmente rico. Necesita ayuda para conseguir un futuro democrático y próspero'.

Obama, por su parte, advirtió de que los derechos de todos los libios deben ser respetados: 'No habrá justicia con represalias y violencia'. La victoria de los rebeldes ha inundado todo de optimismo. 'No hemos visto un baño de sangre', dice de forma quizá prematura el profesor de la London School of Economics Fawaz Gerges. 'Hasta ahora la oposición ha enviado todos los mensajes correctos'.

Sin embargo, hace unos días el ambiente en Europa era más pesimista. Fuentes diplomáticas y de la OTAN explicaron la semana pasada a The Times que no tenían muchas esperanzas en la oposición: 'Lo que se piensa en estos momentos en la OTAN es que estamos ante la posibilidad de un éxito catastrófico en Libia. Incluso si no es una catástrofe, será un éxito caótico porque la oposición no está preparada para gobernar'.