Público
Público

Las ONG creen que la descoordinación está provocando más muertes

Médicos Sin Fronteras critica las disputas entre la ONU y EEUU. El Programa Mundial de Alimentos niega que haya problemas. París intenta sellarla paz con Washington para desatascar el reparto de ayuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ha pasado una semana del terremoto en Haití y las Organizaciones de ayuda Internacional siguen teniendo problemas para repartir los alimentos, el agua y las medicinas necesarias a los afectados por el desastre.

Ayer, Michel Chancy, el coordinador nacional alimentario, dijo que en principio "hay comida suficiente, el problema es la coordinación". Y esa falta de acuerdo sobre cómo hacer llegar a los haitianos la ayuda, sumada a las penosas comunicaciones en el país y la falta de seguridad, está provocando que muera más gente según las ONG.

La rama internacional de Médicos Sin Fronteras, aseguró ayer que las disputas abiertas entre EEUU y la ONU sobre quién debe dirigir las operaciones podría llevar a la muerte a cientos de personas que necesitan la ayuda para sobrevivir.

"La coordinación... o no existe, o no funciona", dijo Benoit Leduc, jefe de operaciones de MSF e Puerto Príncipe. "No sé quién está al mando. Entre los dos sistemas [EEUU y la ONU], no creo que haya una buena comunicación que nos permita saber quién decide qué", añadió.

Las mismas quejas llegaban de la ONG irlandesa Goal, según recoge el diario The Guardian: "Tenemos al Ejército de EEUU haciendo una cosa en el aeropuerto. Y tenemos a Naciones Unidas que dice que ellos tienen el control de la distrbución de la comida, pero sin embargo no están desempeñando un rol activo en este sentido", criticó.

"Luego tenemos al presidente de Haití que dice que es él el que está al cargo y a los americanos siendo políticamente correctos, que dicen que trabajan para él. Esto lo único que va a provocar es un verdadero caos. No puedo hacer llegar todos mis camiones desde la República Dominicana porque la gente que los conduce va a ser atacada por el camino. No puedo dejar a mis doctores y mis enfermeras que salgan solos a trabajar por las calles de Puerto Príncipe".

La situación del despliegue de fuerzas del orden ha creado confusión entre los equipos de rescate. La Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) señaló ayer que a partir de hoy los equipos no iban a poder salir con escolta. Hasta ahora habían realizado las tareas de búsqueda de desaparecidos o de desplazamiento a hospitales para atender a heridos protegidos por cascos azules. "Pero ahora no podemos salir porque los cascos azules tienen que dedicarse a otras labores con los americanos y ya no van a estar para escoltarnos a nosotros", protestó Pablo Yuste de la AECID. Y los miembros de salvamento no quieren salir a las calles sin escolta, informan Susana Hidalgo y David Lozano. 

El Programa Mundial de Alimentos se mostró ajeno esta mañana a todas estas declaraciones y no aceptó las críticias de las ONG: "Hemos visto una extraordinaria mejoría en la eficacia en la coordinación del flujo de entrada de bienes. Esta mejoría la hemos visto ya hoy, pues la comida se traslada desde el aeropuerto hasta la ciudad", dijo Josette Sheeran, directora ejecutiva de la institución.

"Nunca ha habido una falta de compromiso comunicativo. En el PMA vemos que la cantidad de alimentos que llega a Haití se incrementa cada día, que hay una mejoría en el reparto y vemos esa mejoría ahora que además tenemos a unas cuarenta personas de nuestro equipo en la zona. Estamos viendo una mejoría que nos permite dejar que entre nueva ayuda humanitaria y comida", añadió.

Ayer, la Alta Representante para la Política Exterior, Catherine Ashton, anunció el envío de 430 millones de euros en ayuda y el despliegue de 150 soldados. Ashton aseguró que la aportación europea responde a las peticiones de la ONU, el paraguas bajo el cual la UE quiere implicarse al máximo. Asimismo dijo que la UE "ha actuado con rapidez" y negó cualquier tensión con EEUU y su despliegue de 10.000 hombres. La UE estudiará la petición de la ONU de un envío de 150 soldados.

"La actitud es bastante positiva", dijo el ministro español Miguel Ángel Moratinos, que prometió una aportación de guardias civiles españoles sin concretar.

El tira y afloja entre París y Washington poco ayuda a la población civil. Francia aún siente que tiene derechos sobre Haití, que fue colonia suya hasta principios del siglo XIX. Por su parte, EEUU invadió el país en 1915 y se quedó hasta 1934.

Ayer resonaban los primeros ecos de disputa entre ambos países, mientras que el presidente norteamericano, Barack Obama, pidió colaboración a su homólogo brasileño, Lula da Silva, a la vez que sugirió que su país, junto a la ayuda de Brasil y Canadá, deberían dirigir la coordinación del reparto.

Para Pierre Lellouche, secretario francés de Asuntos Exteriores en la UE, "hay una tendencia que no me agrada. Creo que lo peor que podemos hacer es pasar los unos por encima de los otros. Tenemos que trabajar juntos".

Hoy el Elíseo ha rebajado su discurso. En uncomunicado, el Gobierno de Francia ha dicho estar "planamente satisfecho de la cooperación y a coordinación permanente" entre Washington y París, según la emisora Europe 1.

Además parecen aceptar que Obama ha ganado esta vez: "Saludamos la movilización excepcional de Estados Unidos en Haití y el papel esencial que están jugando sobre el terreno".