Público
Público

La oposición británica exige transparencia a la Corona

El príncipe Carlos tiene derecho a veto en leyes que afectan a sus intereses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La falta de transparencia en asuntos de la Corona podría sacar los colores a Carlos de Inglaterra, que disfruta de una prerrogativa real para vetar proyectos de ley que afecten a sus intereses. El escándalo ha surgido tras la publicación en el diario The Guardian de una carta fechada en 2008 entre la exministra laborista de Comunidades y Gobierno Local Lady Andrews y el secretario personal del príncipe, sir Michael Peat.

En la misiva se solicitaba la aprobación de un proyecto de ley sobre planificación urbanística que podía afectar al ducado de Cornualles el primero creado por la nobleza inglesa, propiedad de Carlos de Inglaterra.

Por este motivo, la oposición ha solicitado formalmente que se revele la correspondencia mantenida entre la Corona y los ministros para conocer si el príncipe ha exigido alguna modificación a las normativas presentadas por el Gobierno para aprobarlas.

Uno de los parlamentarios que más ha alzado la voz contra esta prerrogativa real que se ejerce rodeada de un gran secretismo es el laborista Lord Berkeley. Él mismo recibió una carta el mes pasado en la que se le informaba que el proyecto de ley de navegación marítima que proponía 'afectaba a los intereses del príncipe de Gales y, por tanto, requería su consentimiento'.

El Gobierno de David Cameron ha guardado silencio sobre el asunto, unos días después de que anunciara durante la Cumbre de la Commonwealth la eliminación de la prevalencia del varón en la sucesión a la Corona.

La Clarence House, la residencia oficial de Carlos de Inglaterra, se ha opuesto a la demanda laborista sosteniendo que podría debilitar a la monarquía. El derecho a la información obliga a entregar esa correspondencia a quien presente una solicitud escrita. Sin embargo, ese derecho puede revocarse por ley en asuntos relativos a la Justicia, la educación, los alimentos y la política territorial.

El ducado de Cornualles, valorado en unos 800 millones de euros, aporta a la economía personal del heredero de la monarquía británica cerca de 20 millones de euros al año.

Cornualles ha registrado en los últimos años una boyante actividad en la construcción: sólo en los dos últimos ejercicios, el ducado ha gastado más de 20 millones de euros en el desarrollo y mejora de propiedades, a lo que habría que sumar proyectos que aún requieren de licencias de planificación, como la construcción de 500 viviendas en Poundbury (Dorset).