Publicado: 19.03.2016 09:06 |Actualizado: 19.03.2016 17:39

Una organización católica recluta ultras como "cruzada" contra Daesh

“Los que se sacrifican”: ese es el significado de “Dwekh Nausha”, nombre asirio de la organización creada en Francia, que reclutó y gestionó el viaje del neonazi español para iniciar su “cruzada” contra el ISIS, en territorio peshmerga. Fue creada en 2014 para captar voluntarios cristianos en la lucha armada contra Daesh desde el Kurdistán iraquí.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8
Comentarios:
Juan Manuel Soria Monfort.

Juan Manuel Soria Monfort.

PARÍS.- El ultra Juan Manuel Soria, alias “Simón de Montfort”, entró en contacto con la organización Dwekh Nawsha Francia en agosto del pasado año 2015, pocas semanas después de que el Tribunal Supremo ratificara la sentencia que anulaba las escuchas y ratificaba la absolución de todos los miembros de la banda neonazi FAS (Frente Anti Sistema), en la conocida como “Operación Pánzer”.

Soria era uno de sus dirigentes y considerado por la Guardia Civil como líder ideológico de la organización, cuyos miembros -según consta en las conversaciones grabadas- hablaban de salir a "cazar" "moros" y "guarros", término que la ultraderecha emplea para referirse a los antifascistas. El “señor de Montfort” fue juzgado con posterioridad al resto de los acusados de la banda, ya que cuando comenzó el juicio la justicia marroquí le había retirado el pasaporte para que no abandonase el país, tras ser detenido por la policía en Tánger en diciembre de 2013.

El curtidor de pieles afincado en Tánger inició su aproximación a “Dwekh Nausha” a través de internet, dado el marcado carácter católico de esta organización coincidente con sus creencias religiosas, conocida internacionalmente como el “Ejército Cristiano” que combate al Estado islámico desde posiciones del Kurdistán iraquí.



El nombre “Dwekh Nawsha” proviene del asirio y significa “los que se sacrifican” o del arameo “los futuros mártires”. La organización fue fundada en agosto de 2014 y tiene sede en Lille, al norte de Francia, en la frontera con Bélgica, con la intención de reclutar voluntarios cristianos en general dispuestos a tomar las armas para combatir al Estado Islámico junto a los peshmergas, que cuentan con el apoyo de Israel y Estados Unidos.

Según manifiestan los creadores de este “ejercito de cruzados”, “las hordas del Estado Islámico están masacrando a los cristianos que habitan en el Kurdistán iraquí y tenemos el deber de proteger a nuestros hermanos”. No obstante, si nos remitimos a los hechos profusamente difundidos por los medios de comunicación de todo el planeta, los criminales y sanguinarios integrantes del Daesh no discriminan entre cristianos, judíos, budistas o musulmanes o ateos a la hora de ejercer su crueldad.

Entrar en Dwekh Nawsha

Para entrar en contacto con Dwekh Nawsha basta con localizar sus páginas web en la red, ya que no tienen un domicilio físico. Hay varios sitios en Internet que utilizan este nombre, si bien las oficiales son tres. Dos están en Facebook: “Dwekh Nawsha France” 
y “Dwekh Nawsha organización”. La tercera es la web oficial creada ad-hoc para gestionar la llegada de nuevos voluntarios y concreción de trámites, y que está registrada por Jean Masouri. Todas ellas creadas entre 2104 y 2015.

Una de las páginas web de Dwekh Nawsha.

Una de las páginas web de Dwekh Nawsha.

Tras echar un vistazo rápido a las páginas de Facebook de “los que se sacrifican”, hay mucho de exhibicionismo paramilitar, donde los voluntarios realizan posados, solos o en grupo, con armas de guerra y embutidos en uniformes de campaña, y la mayoría de ellos calzando las singulares botas de los marines de los Estados Unidos. Partiendo de la base que cada uno es libre de asumir los riesgos y consecuencias vitales propias que estime oportunos, aquí se respira cierto aroma a fanatismo y turismo bélico.

Soria posando armado con un soldado peshmerga.

Todas las páginas web de Dwekh Nawsha fueron creadas con la intención de reclutar voluntarios para formar un ejército que protegiera y defendiera a la población del Kurdistán, a los cristianos asirios, a las tribus yasidíes, y a todos aquellos que fueran objeto de ataque por parte de los fanáticos de Daesh, en la línea del frente de la provincia de Nínive. Pero en todos los casos para ir a la zona hay que pagar inicialmente 1.500 dólares más otras sumas en concepto de munición durante la campaña, además del propio sustento. En la web de DN Francia se abren opciones a aportaciones económicas o donaciones a los reiteradamente denominados “soldados voluntarios”.

Francia persigue a los mercenarios

Hay un detalle muy importante a tener en cuenta. En Francia la legislación prohíbe expresamente que existan organizaciones que recluten y exporten mercenarios a zonas de conflicto desde suelo francés. Por ello los portavoces de Dwekh Nawsha cuidan mucho cada palabra que pronuncian o escriben, ya que son conscientes de sus consecuencias. Por eso siempre hablan del sujeto “voluntario” que accede a acudir al lugar de conflicto sin percibir “remuneración por sus servicios”, ya que de lo contrario el peso de la justicia francesa podría caerles encima y acusarlos de “organización terrorista”.

Pero existen documentos muy recientes fechados en febrero de este año en los que la propia Dwekh Nwasha reconoce pagar personalmente a cada uno de sus voluntarios sumas periódicas de 500 dólares para -según dicen- “puedan comprar munición”. Estos pagos se hacen mediante transferencias desde Francia y utilizando “Western Union” y con destino a una de las oficinas colaboradoras de WU en Kirkuk, situada en la calle de la República.

Recibo de envío de dinero desde Francia para los soldados voluntarios

Pero no es el único caso. Miembros de la milicia cristiana de esta organización francesa no tienen reparo en pedir dinero a cualquiera que esté dispuesto a enviárselo a través de Pay-Pal. La petición se realiza a través de su página de Facebook e incluso aportan el link para acceder directamente a su cuenta de Pay-Pal. Actualmente el link automático esta desactivado. Esta petición la realizan posando con sus pertrechos incluidas sus armas delante de un vehículo con ametralladora, en uno de los campamentos del Kurdistán iraquí.

Pagos de 500 dólares a través de Western Union.

Pagos de 500 dólares a través de Western Union.

Este es mensaje literal: “Somos Dwekh Nawsha (Los Sacrificados). Si tu quieres ayudarnos realiza una donación por favor a nuestro Pay-Pal. El dinero lo emplearemos en comprar armas, munición, material sanitario, comida y productos de higiene básicos. Gracias por ayudar al Pueblo Asyrio #Marsel”!

Paramilitares voluntarios contra Daesh

Ciertamente son muchas las organizaciones “civiles” que se han creado en los últimos tres años para reclutar voluntarios dispuestos a combatir sobre el terreno el avance de los terroristas del Daesh, aunque por motivaciones ideológicas o morales diferentes. Al menos tres de ellas lo hacen por motivaciones religiosas, actuando junto a los kurdos sirios o iraquíes, especialmente en el histórico territorio asirio donde se profesa el cristianismo.

Entre estas organizaciones se encuentran las denominadas “Unidades para la Protección de la Defensa de la Llanura de Nínive” (NPU), que combaten en primera junto a los peshmergas iraquíes o la “Brigada Babilón”, más pequeña, que actúa junto a los chiítas.
También hay otra organización que actúa en diversas zonas sin una más motivación aparentemente, que combatir al Estado Islámico en primera fila. Se trata de “Sons of Liberty Internacional” (SOLI).

Los “hijos de la libertad” están liderados por un controvertido personaje de nacionalidad norteamericana llamado Matthew VanDyke, que mueve en torno a los 4.000 hombres y que ofrece sus servicios a cualquier población vulnerable o en peligro, aunque no se sabe de si de un modo altruista. Son cientos los voluntarios que quieren entrar en SOLI, pero Van Dyke recluta a muy pocos y los selecciona personalmente.

VanDyke es en realidad un documentalista cuyo nombre se hizo mundialmente conocido tras participar activamente en la Guerra de Libia de 2011, que supuso el derrocamiento de Muamar El Gadafi. Con una mano llevaba la ametralladora y con la otra la cámara.

Pie de foto Miembros occidentales de DN en el Kurdistán piden públicamente dinero a través de Pay-Pal para comprar munición.

Pie de foto Miembros occidentales de DN en el Kurdistán piden públicamente dinero a través de Pay-Pal para comprar munición.

Dwekh Nawsha, referencia de la ultraderecha europea

En numerosas publicaciones de las organizaciones de la extrema derecha europea, consideran a Dwekh Nawsha como un referente de acción directa. Entrar en la organización inscribiéndose como soldado voluntario, y cumplimentar el cuestionario supone prácticamente cruzar una “puerta del tiempo” que tele transporta de modo directo a la zona de conflicto, donde poder combatir con armas de guerra reales a los enemigos de la Europa cristiana.

Así lo expresa la ultraderecha de Francia, Alemania, Polonia, Hungría, que apoyan las campañas contra las mezquitas y los refugiados en Europa. Los mismos que siguen manipulando y generalizando intencionadamente los comportamientos criminales de una minoría fanática islamista, con el resto de ciudadanos pacíficos del mundo que profesan la misma fe.