Público
Público

Los países árabes piden a EEUU que ataque Irán

El rey de Arabia SAudí es uno de los máximos exponentes entre los países árabes que apoyan una intervención militar en Irán, para frenar un hipotético potencial nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los documentos filtrados por Wikileaks dejan patente que varios países árabes han pedido a EEUU que acabe con el programa nuclear iraní por la fuerza.

La idea de un ataque militar contra Irán recibe en privado el apoyo de las autoridades de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, que incluyen un mensaje amenazador: si Irán fabrica armas nucleares, los demás países de Oriente Próximo seguirán el mismo camino.

El jefe del Pentágono, Robert Gates, informó al ministro italiano de Exteriores a principios de este año que 'el tiempo se está acabando'. Un Irán nuclear haría que Occidente se viera obligado a afrontar un mundo completamente diferente en cuatro o cinco años a causa de la inevitable carrera de armamentos en Oriente Próximo.

El rey saudí Abdulá había advertido a los norteamericanos que si Irán se hiciera con armas nucleares, 'todos en la región harían lo mismo, incluida Arabia Saudí'.

'Bombardeen Irán o asuman que tendrá la bomba nuclear. Pero las sanciones, el palo y la zanahoria, no funcionará'.En público, los dirigentes árabes, temerosos de sus ciudadanos, son mucho más discretos. En privado, llevan años pidiendo a EEUU que acabe con la amenaza iraní por la fuerza.

Ya en 2005, en una reunión del general John Abizaid con las autoridades de los Emiratos Árabes, 'todos se mostraron de acuerdo con Abizaid en que el presidente iraní Ahmadineyad parece desequilibrado, casi loco', según un informe diplomático.

En 2006, el príncipe heredero de los Emiratos pidió a un general norteamericano que EEUU tomara medidas contra Irán ese año o el siguiente, como muy tarde.

La diplomacia no parece interesarles mucho. 'Bombardeen Irán o asuman que tendrá la bomba nuclear', dijo el presidente del Senado de Jordania. 'Pero las sanciones, el palo y la zanahoria, no funcionará'.

Los gobiernos suníes de Oriente Próximo tienen un temor profundo a la extensión de la influencia de Irán y de los chiíes. 'No se puede confiar en ellos', dice el monarca saudí. 'Siempre están creando problemas', explica el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Las razones de Israel para atacar Irán también quedan claras en los documentos. El embajador de EEUU en Israel informa que el ministro israelí de Exteriores, Ehud Barak, le avisó en mayo de 2009 de que el mundo tenía entre seis y 18 meses para poner fin al programa nuclear iraní. Después de ese periodo, 'cualquier solución militar supondría daños colaterales inaceptables', concluyó.