Publicado: 22.12.2014 18:21 |Actualizado: 22.12.2014 18:25

Pakistán anuncia más
de 500 ejecuciones para las próximas semanas

Islamabad ahorcará a condenados por terrorismo tras el ataque talibán de hace una semana contra una escuela

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Familiares de las víctimas asisten a una ceremonia en memoria de los niños asesinados en el ataque a una escuela del ejército en Peshawar. - EFE

Familiares de las víctimas asisten a una ceremonia en memoria de los niños asesinados en el ataque a una escuela del ejército en Peshawar. - EFE

Pakistán ejecutará a unos 550 condenados por terrorismo en las próximas semanas, una iniciativa incluida en la respuesta antiterrorista de Islamabad tras el ataque talibán a una escuela de Peshawar de hace una semana.

El Ministerio del Interior prevé que en las próximas dos o tres semanas unos 500 sentenciados sean ahorcados tras haber rechazado sus peticiones de clemencia el presidente del país, Mamnoon Hussain. El ministro Chaudhry Nisar Alí Khan afirmó que Pakistán se encuentra "en estado de guerra", un conflicto "interno" y "no una guerra de fronteras", porque "los militantes y sus simpatizantes se parecen a nosotros y viven con nosotros".

Otros 55 condenados serán ahorcados en los próximos días tras rechazar el presidente sus súplicas de clemencia y autorizar las ejecuciones, aseguró la portavoz de la presidencia pakistaní, Sara Mehmood. Estas peticiones llevaban pendientes desde 2012 ya que el anterior presidente, Asif Ali Zardari, ni concedió ni rechazó la clemencia, declaró la portavoz.

Las ejecuciones suelen llevarse a cabo en Pakistán hacia las 04.00 de la madrugada y al menos catorce días después de su autorización. Sin embargo, el Gobierno de la provincia de Punyab (este), donde están encarcelados la mayoría de los condenados, ha decidido que los ahorcamientos sean a cualquier hora y en el plazo de solo dos días, según la televisión local Dawn.



Islanabad ha endurecido su política antiterrorista después del ataque de milicianos de Tehrik e Taliban Pakistán (TTP), los talibán paquistaníes, contra una escuela de Peshawar en la que murieron 132 menores y varios profesores. Las fuerzas de seguridad han detenido desde el sábado a más de 600 personas por su supuesta relación con actividades terroristas en una operación conjunta del Ejército, la Policía y los servicios secretos.

Tras el ataque a la escuela, el Gobierno paquistaní levantó la moratoria vigente desde 2008 para la ejecución de penas de muerte, y el fin de semana fueron ahorcados seis condenados por terrorismo en varias cárceles. El principal grupo talibán pakistaní, el TTP, reivindicó el ataque de Peshawar y lo justificó señalando que fue una respuesta a la operación militar que inició en junio el Gobierno en áreas tribales de Waziristán del Norte y en octubre extendió a Khyber, en la que han muerto más de 1.100 supuestos insurgentes, según fuentes oficiales.

El ministro del Interior aseguró que la decisión de levantar la moratoria sobre la aplicación de la pena de muerte se tomó antes del ataque de Peshawar. "El comandante del Ejército, el general Raheel Sharif abordó la cuestión con el primer ministro Nawaz Sharif antes de la tragedia de Peshawar", argumentó.

Chaudhry Nisar Alí Khan reconoció que los servicios secretos han alertado de las posibles repercusiones de las más de 500 ejecuciones, pero también aseguró que "no se debe bajar la guardia si queremos vengar a las víctimas del ataque de Peshawar". "Vamos a ganar esta guerra", apostilló. Nisar informó asimismo de que ya hay varios detenidos por su implicación en este atentado y ha confirmado que los autores del ataque eran paquistaníes.