Publicado: 05.01.2016 23:19 |Actualizado: 05.01.2016 23:19

El Parlamento venezolano, controlado por la oposición, se propone tumbar el Gobierno de Maduro en seis meses

El nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, asegura que el fin del chavismo y la ley de amnistía para liberar a opositores son compromisos innegociables.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
El opositor Henry Ramos Allup, tras ser elegido nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. / EFE

El opositor Henry Ramos Allup, tras ser elegido nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. / EFE

CARACAS.- El nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el diputado opositor Henry Ramos Allup, ha dejado claro que este año tratarán de adelantar el fin del Ejecutivo del presidente, Nicolás Maduro.

En su primer discurso tras ser investido como jefe del Parlamento, Ramos Allup recalcó que en seis meses se decidirá la "salida constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este Gobierno". Junto a una ley de amnistía a favor de los que la oposición considera "presos políticos", son "compromisos no transables", subrayó.

Las fuerzas opositoras al Gobierno han anunciado que sus dirigentes acordaron en julio darse a partir de hoy un plazo de medio año para decidir "la vía constitucional" para una salida anticipada del poder de Nicolás Maduro, elegido en 2013 presidente de Venezuela para un período que vence en 2019.

Las opciones para ello, recordó, son el referendo revocatorio del mandato presidencial (puede activarse cuando Maduro cumpla en julio la mitad de su gestión), la enmienda constitucional, la renuncia voluntaria del gobernante o el establecimiento de una Asamblea Constituyente.

"En los próximos días vendrá aquí el presidente de la República a rendir su mensaje anual, él y sus ministros, a rendir memoria y cuenta; lo vamos a recibir con dignidad y respeto, no por rendirle culto a nadie, sino porque esa es nuestra condición cívica", dijo Ramos Allup, uno de los más firmes opositores a Maduro.

El nuevo presidente de la Cámara recordó que los diputados no tienen entre sus atribuciones aprobar o no el balance anual de la gestión presidencial, pero advirtió de que sí el de los ministros. "Sí [tenemos facultad] para debatir sobre él y emitir un pronunciamiento político y eso es lo que vamos a hacer", añadió Allup. "Ustedes, diputados, deben interpelar a los ministros, preguntarles, exigirles informaciones y de allí derivar una conclusión respecto de la gestión de los despachos con los dineros públicos de los venezolanos", advirtió.



Ramos Allup también dijo que se le pedirá a Maduro dialogar públicamente con la oposición, porque "los venezolanos quieren diálogo". "Las sociedades civilizadas o dialogan o se matan. Diálogo no supone entrega ni transacción, ni claudicación ni cobardía; supone simplemente intercambio de opiniones para transacciones, en el buen sentido de la palabra, que haya que hacer para mejorar", señaló. Deben ser, prosiguió, "diálogos públicos" y que previamente "se conozcan los contenidos" y luego "sus resultados".

Aunque repitió que no convertirá el Legislativo "en trinchera para disparar a mansalva contra otros poderes", Ramos Allup anunció que el Legislativo asimismo controlará al "indebidamente constituido" Poder Judicial, al que acusó de estar "al servicio del Ejecutivo". También fiscalizará a la Fiscalía, a la Contraloría, "que no controla nada", y al Poder Electoral, "el más perfecto y blindado del mundo", recalcó.

Los diputados chavistas abandonan el Parlamento

Tras la toma de posesión de Ramos Allup, los 55 diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que reúne a la minoría chavista, abandonaron el acto de constitución del nuevo Parlamento, controlado ahora por los opositores. El diputado chavista y expresidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, alegó que el grupo de la Mesa de Unidad Democrática incurrió en "una violación flagrante" del reglamento en la sesión constitutiva.

"Esta sesión de hoy es de instalación y no estaba previsto ningún derecho de palabra adicional", dijo Cabello a los periodistas al salir del hemiciclo, al tiempo que acusaba al nuevo presidente de violar las normas. El diputado chavista dijo que Ramos Allup optó por no hacer cumplir la norma al darle el derecho de palabra al diputado opositor Julio Borges como, según Cabello, "un premio de consolación porque fue derrotado". Borges era el otro aspirante de la oposición a presidir la Cámara.

Tres opositores no recibieron sus credenciales

Las elecciones legislativas del 6 de diciembre dejaron a la oposición con 112 escaños y al oficialismo con 55. El chavismo perdía el respaldo de los electores, sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia suspendió temporalmente la asunción de cuatro diputados del estado de Amazonas (tres opositores y un chavista) tras denuncias de un supuesto fraude electoral que el oficialismo achaca a la oposición.

La Mesa de Unidad Democrática aseguró que no acataría el fallo del Supremo y los tres diputados opositores de Amazonas asistieron finalmente a la sesión constitutiva, aunque no recibieron sus credenciales.