Público
Público

Polémica por una web que ofrece chicas de la limpieza en ropa interior

Asociaciones feministas y políticos piden el cierre de la empresa francesa por su contenido "degradante", que defiende la legalidad de su actividad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Chicas en ropa interior a domicilio para limpiar la casa.  Es la oferta de una empresa francesa que ha levantado la polémica en todo el país y ha hecho que incluso varios políticos pidan el cierre de la página web donde se ofrecen los servicios.

La empresa Sensual Clean Service pone a disposición del cliente, para una limpieza del hogar 'irreprochable', un abanico de mujeres equipadas con un plumero 'y toda su sensualidad', a un precio que oscila entre 95 y 150 euros por hora. Los servicios incluyen limpiar el polvo, pasar la aspiradora, fregar el suelo o hacer la cama, todos ellos con una vestimenta ligera pensada para 'hacer realidad las fantasías' de los clientes, explica la empresa en su pagina web.

La iniciativa no ha tardado en levantar las protestas de varios alcaldes franceses y asociaciones feministas, que han denunciado el 'insulto a la imagen de la mujer' que supone, y han pedido a las autoridades públicas que intervengan para prohibirla por su contenido 'degradante'.

La portavoz de la organización Osez le féminisme, Caroline De Haas, explicó que la página 'simboliza el gran problema de la sociedad sobre la sexualidad y el cuerpo'. De Haas lamentó que la empresa ponga el cuerpo de jóvenes chicas 'a disposición de los hombres para satisfacer su libido', y criticó la diferenciación de la sexualidad por parte de la sociedad que hace que las mujeres 'nunca son sujeto, sino objeto' de deseo.

'No se trata de prostitución ni de chicas de compañía', defiende el impulsor

La alcaldesa del municipio del sureste de Francia Vénissieux, Michèle Picard, denunció la 'instrumentalización de mujeres-objeto' y llegó a solicitar por carta al procurador de Lyon que 'aclare el asunto' para determinar la legalidad de la actividad, según recoge el diario Le Parisien.

Por su parte, el impulsor de la iniciativa, Johann Blazy, recordó en declaraciones a ese diario que 'ya existen muchas empresas que proponen 'striptease' a domicilio para los cumpleaños, sin que nadie se escandalice'. 'No se trata de prostitución ni de chicas de compañía. El contrato establece que los clientes no tienen derecho ni a tocar ni a filmar a las trabajadoras', puntualizó.

También expresó su opinión una de las trabajadoras de Sensual Clean Service, una estudiante de 21 años con el seudónimo de Eva, que se mostró 'sorprendida' por las personas que 'dan lecciones de moral'. Eva acudió a la oferta laboral 'para ganar un poco más de dinero' y aseveró que nadie la fuerza a hacer ese trabajo, por lo que acusó de 'hipócritas' a quienes critican el proyecto, al tiempo que recordó que existen cadenas de televisión donde 'las chicas se exhiben las 24 horas'.