Publicado: 26.11.2015 13:31 |Actualizado: 26.11.2015 13:56

La Policía belga corta una autopista
y lanza un asalto en una nueva operación antiyihadista

Varios medios informan de que la operación, llevada a cabo en la localidad sureña de Sambreville, habría terminado. Se han producido registros en busca de de armas y explosivos para perpetrar atentados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Foto de la operación policial en marcha en Auvelais.

Foto de la operación policial en marcha en Auvelais.

BRUSELAS.- La Policía belga lleva a cabo actualmente una nueva operación antiterrorista en Sambreville, una localidad en el sur del país situada entre las ciudades de Charleroi y Namur, confirmó este jueves la Fiscalía federal.

Medios como La Nouvelle Gazette y Le Soir aseguran que se desarrolla un asalto por parte de las fuerzas policiales, pero rehusaron dar más detalles hasta que la intervención haya concluido, por razones de seguridad. Algunas informaciones ya apuntan a que la operación ha finalizado.



La Fiscalía federal confirmó a la cadena pública RTBF que se han realizado registros en Sambreville, localidad vecina a Auvelais, donde en un primer momento los medios belgas informaron de que se desarrollaba la operación.

El Ministerio público afirmó que estos registros guardan relación con la amenaza terrorista en el país, que se mantiene en su máximo nivel en Bruselas y en el nivel 3 (sobre 4) en el resto del país.

Según la RTBF, los investigadores buscan principalmente en esta operación materiales como armas o explosivos más que a individuos concretos, para lo que se ha desplegado "un dispositivo de agentes importante".

La operación la lleva a cabo la Policía federal con apoyo de la Policía local y una "importante presencia" de bomberos de Sambreville. El diario La Libre Belgique señaló igualmente que se ha desplazado a la zona un equipo de artificieros.

Le Soir informó también de que una parte de la autopista E42, que une Charleroi y Namur, quedó cerrada al tráfico a causa de esta operación, pero después indicó que el corte se debía a un obstáculo que había quedado en la vía.

Las autoridades belgas temen que una decena de personas fuertemente armadas y con explosivos planeen realizar de manera inminente ataques similares a los del 13 de noviembre en París. La Policía busca a Salah Abdeslam, sospechoso de participar en esos atentados, y a Mohamed Abrini, de 31 años, quien fue visto con él dos días antes de los ataques.