Público
Público

La policía decapita a la mafia de Calabria

Italia captura al número uno y a casi 300 miembros de la sanguinaria Ndrangheta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Ndrangheta, la mafia más potente de Italia y una de las cinco más poderosas del mundo, con tentáculos también en España, sufrió ayer un golpe histórico. Las fiscalías antimafia de Milán, en el norte del país, y de Reggio Calabria, en el sur, detuvieron de madrugada a casi 300 presuntos mafiosos, entre ellos al número uno de la organización, Domenico Oppedisano, en una operación en la que participaron 3.000 agentes.

También fueron arrestados cargos políticos locales, como el jefe de Sanidad en la provincia de Pavía, Carlo Antonio Chiriaco, y varios asesores locales vinculados con el partido del primer ministro, Silvio Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PdL), así como de la opositora UDC. Chiriaco supuestamente recogió votos para el PdL en las elecciones regionales de marzo con ayuda del jefe mafioso Pino Neri, uno de los grandes capos que acabó ayer entre rejas.

Varios políticos del partido en el poder han sido también detenidos

La operación, bautizada como Crimen, ha conseguido desentrañar uno de los misterios de esta mafia originada en Calabria: su forma de organización. Las fiscalías ven probado por primera vez que existe una cadena de mandos piramidal, parecida a la de la Cosa Nostra siciliana. Oppedisano era su número uno. Su nombramiento es revelador del modus operandi de la Ndrangheta, basada en lazos de sangre. Fue elegido durante los festejos de una boda entre hijos de jefes mafiosos los matrimonios suelen simbolizar pactos entre las ndrinas, los clanes locales, formados por familias, el 19 de agosto de 2009.

Para ratificar su poder, sin embargo, faltaba el elemento sagrado, en una organización en la que los escalafones de poder reciben nombres como La Santa o El Evangelio. Este llegó en el santuario de la Madonna dei Polsi, en las laderas de las imponentes montañas del Aspromonte, el 1 de septiembre. Allí se ratificó a Oppedisano como jefe de la Provincia, el vértice de los capos calabreses que coordina a tres comandos regionales en Calabria el tirrénico, el comando centro y el iónico y un cuarto llamado Lombardía que controla la región homónima. Precisamente, fue la pretensión de un mafioso lombardo de independizarse del poder emanado de las montañas calabresas el que precipitó la investigación. Carmello Novella, alias compadre Nuzzo, fue asesinado el 14 de julio de 2008. Ese asesinato propició el inicio de escuchas telefónicas y la proliferación de micrófonos que han conseguido destapar los entresijos de la organización y encarcelar a tantos de sus integrantes.

Las escuchas, que Berlusconi quiere limitar, permitieron la operación

Estos instrumentos de investigación están ahora amenazados por el proyecto de ley mordaza impulsado por Berlusconi, que ayer recibió críticas de la ONU por ello. La Cámara de Diputados suavizó por la tarde las graves restricciones a los magistrados que recogía el proyecto.

Gracias a los pinchazos telefónicos, la policía pudo escuchar a Oppedisano contar cómo ejercía sus dotes de mando: 'Se necesita a un responsable que debe controlar todo lo que se hace, con el acuerdo de todos' (...). 'Cuando se presenta una propuesta se escucha a los demás para saber qué piensan', explica.

Un vídeo muestra en cambio la prepotencia de los jefes de Lombardía. Estos se reunieron el 31 de octubre en una sala de un centro público próximo a Milán dedicado nada menos que a Giuseppe Falcone y Paolo Borsellino, los jueces antimafia asesinados en 1992. Como en una película de El Padrino, pero vestidos con ropa informal, los mafiosos alzaron la mano para elegir a Pasquale Zappia en el vértice de la estructura regional. Se sentían seguros, gracias a los chivatazos de algunos carabinieri detenidos ayer. Controlaban el tráfico de cocaína, pero también el blanqueo de dinero y las contrataciones públicas. Hoy los mandamases de la Ndrangueta 'son licenciados universitarios y se hacen ayudar por profesionales, burócratas y políticos' explicó el fiscal jefe de Reggio Calabria, Giuseppe Pignatone.

Cuando no ha transcurrido un mes desde que el número dos de Berlusconi fuera condenado a siete años de cárcel por colaborar con la mafia, el senador Marcello Dell’Utri (Palermo, 1941) corre el riesgo de acabar de nuevo en el banquillo, junto al subsecretario de Economía, Nicola Cosentino. La Fiscalía de Roma está investigando a ambos por su supuesta pertenencia a una organización delictiva, la logia P-3, que tenía como objetivo influir en el funcionamiento de las instituciones del Estado para beneficiar al Gobierno de ‘Il Cavaliere’. Los fiscales creen, por ejemplo, que esta logia intentó presionar a los magistrados del Tribunal Constitucional justo cuando debían decidir sobre la adecuación a la Carta Magna italiana de la Ley Alfano, que otorgaba inmunidad penal total a Berlusconi. Las presiones no surtieron efecto, pues la norma fue revocada.