Público
Público

La Policía investiga la conexión de una cuarta desaparecida con el caso de Clevenland

En Estados Unidos existen entre 3.500 y 4.000 casos de niños desaparecidos que todavía no han sido resueltos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los investigadores del FBI investigan si Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, las tres jóvenes desaparecidas durante una década en Cleveland y rescatadas el lunes, compartieron cautiverio con Ashley Summers, de quien se perdió el rastro en julio de 2007. Summers desapareció cuando tenía 14 años, en la misma zona de Cleveland en las que se vio por última vez a las tres jóvenes halladas con vida en una casa propiedad de Ariel Castro, detenido junto con dos de sus hermanos, Pedro y Onil.

Un portavoz del FBI indicó al diario local Cleveland Plain Dealer que los investigadores están buscando conexiones con el caso de Summers, que durante mucho tiempo se consideró relacionado a los de Berry y DeJesus, dos de las desapariciones más conocidas en el estado de Ohio. En 2009, el FBI descartó la posibilidad de que Summers se hubiera escapado de su casa voluntariamente y consideró que había sido secuestrada por el mismo hombre responsable de las desapariciones de Berry y DeJesus.

La familia de Summers recibió una llamada misteriosa una semana después de su desaparición Debra Summers, la tía de la desaparecida, dijo en entrevista con la CNN que la familia espera un 'milagro', y en un principio albergaron esperanzas de que su sobrina fuera hallada viva en la casa de los Castro. La familia de Summers recibió una llamada misteriosa sin respuesta una semana después de la desaparición de la joven y la abuela incluso llegó a asegurar haberla visto una noche de noviembre de 2007 con el pelo teñido dentro de un coche.

Los cargos contra los hermanos Castro debe ser presentados formalmente hoy, aunque la complejidad de caso podría retrasar el proceso.

De otro lado, la Policía de Cleveland se enfrenta a críticas por no haber atendido las sospechas de los vecinos sobre lo que ocurría en la casa donde el lunes fueron encontradas tres mujeres desaparecidas durante una década. A pesar de la presión, un portavoz de la Policía de Cleveland negó hoy a la CNN que tengan registros de llamadas al 911 de hace dos años que informen de comportamientos sospechosos en la casa de Ariel Castro.

Nina Samoylicz, una vecina de los Castro, explicó al canal que hace unos dos años llamó a la Policía para informarles que había visto a una mujer desnuda gateando por el patio trasero de la casa antes de que un hombre la obligara de nuevo a entrar en la vivienda. Según Samoylicz, la policía pensó que estaba bromeando y no contestó la llamada. Israel Lugo, otro vecino, aseguró que informó en noviembre de 2011 de ruidos en las puertas de la modesta casa de madera de la avenida Seymour y apuntó que bolsas negras cubrían las ventanas. La policía llamó a la puerta y ante la ausencia de respuesta, examinó el lateral de la casa y abandonó sin extender las pesquisas, según Lugo.

Una vecina de Castro llamó hace dos años a la Policía y pensaron que bromeaba

En una rueda de prensa ayer, las autoridades indicaron que no recibieron pistas desde el vecindario sobre los secuestros en los últimos 11 años y que tienen registros de sólo dos incidentes relacionados con la casa; uno en 2000 y otro en enero 2004, cuando ya dos de las tres chicas estaban desaparecidas. En ese último caso, producto de una queja contra Ariel Castro cuando era conductor de autobús escolar, los agentes llegaron a llamar a la puerta pero nadie respondió y no insistieron. Por si fuera poco, la Policía de Cleveland dijo hoy que investiga cómo se gestionó la llamada de auxilio de Amanda Berry, la desaparecida que alertó a los vecinos, tras las críticas de los vecinos. En la llamada al 911 de la policía, Amanda se identifica claramente como una persona desaparecida hace 10 años. Tras verificar su paradero, la persona al otro lado de la línea le dice que 'enviaremos algo en cuando haya una patrulla disponible'.

Una desesperada Berry le pide entre lágrimas que necesita a la policía con urgencia, ya que teme que Castro regrese a la casa. En un comunicado, el alcalde de Cleveland, Frank G. Jackson, explicó que la asistente actuó como esta previsto y una patrulla se personó en pocos minutos, aunque prometió cambios si se considera necesario. El comisario de seguridad pública de Cleveland, Martin Flask, lamentó por su parte que 'la persona que atendió la llamada no se mantuvo al teléfono con Berry hasta la llegada de la Policía'.

Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCEMC)