Público
Público

Premios Nobel La Academia del Nobel, acorralada por el escándalo sexual, las dimisiones y una investigación financiera

El abandono de una académica más del Nobel de Literatura, Sara Stridsberg, pone en peligro el galardón de este año al no haber 'quorum'. Además, se ha abierto una investigación financiera a la institución.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La medalla con la imagen de Alfred Nobel en la sala donde se anuncian los galardones. AFP/ Jonathan Nackstrand

Los escándalos que rodean a la Academia Sueca, encargada de entregar los mundialmente conocidos y prestigiosos Premios Nobel, parecen no tener fin. A los presuntos abusos sexuales y las filtraciones de ganadores, se suma el abandono de una académica más del Nobel de Literatura, Sara Stridsberg, y una investigación financiera.

A principios de este mes, la secretaria presidente de la Academia, Sara Danius, renunció y otros cuatro miembros también anunciaron su renuncia a sus puestos en la junta. Y todo ello a raíz de la controversia en torno a la figura de Jean Claude Arnault, marido de una de las integrantes de la comisión — también dimitida— y acusado de abusos sexuales.

Las últimas salidas han dejado a la academia con solo 10 de 18 asientos ocupados, menos de los necesarios para elegir nuevos miembros y tomar decisiones, como las relativas al mismo premio.

Sobre el propio Arnault recaen también las sospechas de las filtraciones de varios premios Nobel que se concedieron en los años 2008 y 2014.

La Academia cortó en noviembre de 2017 toda relación con Arnault, a quien ayudó financieramente a dirigir un club cultural en Estocolmo, después de que se presentaran una serie de acusaciones en su contra por presunto acoso sexual.

El abogado de Arnault ha afirmado a la agencia de noticias Reuters que su cliente ha rechazado todas las acusaciones. La Fiscalía, que ha abierto una investigación preliminar al respecto, indicó en marzo que algunas partes de las pesquisas habían sido archivadas debido a la falta de pruebas.

Los estatutos actuales establecen que los cargos son vitalicios, por lo que en realidad seguirían siendo miembros aunque no ejerzan como tal. Las polémicas han llevado al rey Carlos Gustavo, garante último de la Academia creada en 1786, a anunciar una inminente reforma de sus arcaicos estatutos, entre otras cuestiones para permitir que sus miembros, nombrados de forma vitalicia, puedan renunciar al cargo por voluntad propia.

Investigación financiera

Por si todo esto fuera poco, la Autoridad de Delitos Económicos de Suecia ha anunciado la apertura de una investigación preliminar por posibles irregularidades en la Academia Sueca.

La Autoridad de Delitos Económicos ha confirmado en un comunicado que el fiscal jefe, Jan Tibbling, ha abierto una "investigación preliminar" en un caso relacionado con la Academia Sueca, si bien el propio Tibbling ha aclarado que por ahora no dará más información ni de los posibles delitos ni de las personas que estarían implicadas.

Tampoco existe un calendario preciso sobre lo que podría durar esta investigación, ha advertido el organismo en la misma nota.