Público
Público

El primer ministro chino oculta una fortuna familiar de 2.000 millones

Habrían acumulado el dinero en paralelo al ascenso político de Wen Jibao, según 'The New York Times'. China bloquea el acceso a la web del diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia del primer ministro chino, Wen Jibao, ha acumulado una enorme fortuna en secreto a través de negocios en bancos, joyería, telecomunicaciones, infraestructura y complejos turísticos. Según revela The New York Times, los allegados de Wen poseen participaciones en una amplia red de empresas por valor de 2.700 millones de dólares (2.087 millones de euros).

Aunque ninguna norma prohíbe a algunos altos cargos del Partido Comunista de China (PCCh) y a sus familiares más cercanos llevar a cabo grandes negocios, el diario apunta que 'los negocios de la familia de Wen están escondidos de tal manera que parece que quieren evitar el escrutinio público'. De hecho, ninguno de los activos está a nombre de Wen, sujeto a la estricta disciplina del PCCh, pero sí a nombre de su madre, su hijo, su hermano, otros parientes -incluida la familia política- y varios amigos, que escapan al control de la formación política.

Ninguno de los activos está a nombre de Wen, pero sí al de su madre, hijo o hermano

El diario, basándose en los informes corporativos y de los entes reguladores emitidos entre 1992 y 2012, asegura que la fortuna familiar se ha forjado en paralelo al ascenso de Wen en los órganos de poder del gigante asiático, sobre todo desde 1998, cuando fue nombrado viceprimer ministro y 2003, cuando fue nombrado primer ministro, cargos por los que le competen las decisiones sobre los movimientos de capital de las empresas chinas y la inversión pública en determinados sectores.

Fuentes consultadas por el diario estadounidense han revelado que aunque Wen, quien en noviembre abandona su puesto en la cúpula del PCCh y en marzo deja el cargo de primer ministro, ha expresado en varias ocasiones su disconformidad con los negocios de su familia y sus amigos, nunca ha tomado ninguna medida efectiva para evitarlo. El único movimiento que cita The New York Times en este sentido es un cable del Departamento de Estado de Estados Unidos, publicado por Wikileaks hace unos años, en el que se dice que Wen estaba pensando en divorciarse de su mujer, Zhang Beili, por explotar su relación de pareja para sus negocios.

Un ex miembro del Gobierno chino, que ha trabajado junto a Wen durante dos décadas, ha indicado que 'en las élites del poder no hay ninguna familia que no tenga los mismos problemas', considerando que este artículo es obra de los 'enemigos' del primer ministro, 'que están intentando dañarle intencionadamente'.

Las revelaciones podrían perjudicar al primer ministro chino de cara al 18 Congreso del PCCh

Tras la publicación del artículo, las autoridades chinas han bloqueado el acceso a la web del diario estadounidense. Según ha informado el propio rotativo, las autoridades cerraron en primera instancia el acceso a su edición en chino y a continuación la versión en inglés. Al intentar acceder a ellas, la pantalla da una señal de error, que incluso aparece al teclear 'The New York Times' en buscadores como Google o Baidu. Además, según internautas, se han borrado enlaces del artículo publicados en blogs o redes sociales chinas como Sina Weibo.

No es la primera vez este año que China bloquea a un medio estadounidense por publicar material 'sensible' sobre uno de sus políticos, pues ya ocurrió el pasado junio con la agencia Bloomberg, al revelar en un similar artículo los pormenores de la riqueza del vicepresidente Xi Jinping, principal candidato a presidir el país asiático a partir de 2013.

Otros medios ya habían escrito con anterioridad de la fortuna familiar de Wen, especialmente de las sospechas de que su ha monopolizado el negocio de diamantes de China, aprovechando el poder de su marido. Las revelaciones de The New York Times podrían perjudicar a Wen de cara al 18 Congreso del PCCh, en el que se elegirá a la nueva cúpula de poder del gigante asiático, y en el que el primer ministro espera ver colmadas sus aspiraciones de llegar a la cúspide del régimen comunista como presidente.