Publicado: 20.07.2014 08:26 |Actualizado: 20.07.2014 08:26

El pulso de Hamás con Israel también es diplomático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hamás mantiene con Israel un pulso diplomático en los corredores egipcios y de otros países de la región que circula paralelo al choque militar. Lo que los islamistas palestinos se juegan es conseguir el levantamiento del férreo bloqueo de Gaza que Israel estableció siete años atrás y que condiciona todos los aspectos de la vida de 1,7 millones de civiles ante la pasividad de la comunidad internacional.

Sobre el terreno, la violencia reinó ayer un día más con un balance de por lo menos 70 palestinos y cinco israelíes muertos, de los que cuatro son soldados. Los bombardeos de la aviación y la artillería fueron muy intensos, especialmente en el norte de la Franja. El número total de palestinos muertos desde el 8 de julio se sitúa alrededor supera los 350, de los que más de un centenar han fallecido en las últimas 48 horas, y alrededor de 80 son niños, según fuentes hospitalarias.

Los milicianos dispararon más de un centenar de cohetes contra Israel, lo que muestra que ni la operación Margen Protector en su conjunto, ni la posterior invasión de la Franja iniciada el jueves, han conseguido el objetivo de detener los cohetes; es más, ni siquiera han conseguido reducir su número.

Si el viernes el primer ministro Benjamín Netanyahu adelantó que se estaba preparando una "ampliación" de la invasión, ayer el ejército decidió movilizar a otros 50.000 reservistas, señalando que posiblemente no serán los últimos, y esta mañana se ha anunciado la prevista "ampliación" de la invasión.

Israel recibió un golpe inesperado cuando un comando integrado por 8 ó 9 milicianos de Gaza cruzó la frontera a través de un túnel y atacó un destacamento militar situado a pocos metros de la frontera matando a un comandante de la reserva y a un sargento. El comando, cuyos componentes iban disfrazados de soldados israelíes, pretendía capturar a un soldado pero no lo consiguió. No obstante, tras el ataque el comando pudo volver a Gaza con la excepción de un miliciano que fue abatido.

Los túneles constituyen un problema grave para Israel y traen de cabeza a los jefes militares. En el ministerio de Defensa se comenta que sería preciso establecer una franja de seguridad de hasta 2,5 kilómetros de ancho a lo largo de la Franja de Gaza, pero en territorio palestino, con el fin de dificultar la excavación de túneles.

Israel quiere una franja dentro de la Franja para combatir los túnelesEl terreno en muchas zonas de la Franja es particularmente arenoso y la excavación no presenta grandes dificultades. Recordemos que hace más de un lustro las milicias de Hamás ya lograron penetrar en Israel por este sistema y capturaron al soldado Guilad Shalit, a quien cinco años después canjearon por cientos de prisioneros.

En cuanto al frente diplomático, uno de los agentes centrales es el presidente Abdel Fattah al Sisi, quien aspira a crearse en la región una imagen de estadista imprescindible, y que para ello está dispuesto a pasar por encima de quien sea, y esto incluye a los civiles de Gaza que sufren el bloqueo, en parte por la negativa egipcia a abrir el paso de Rafah a personas y bienes.

Nada más dar el golpe hace un año, el entonces mariscal adoptó como primera decisión destruir cientos de túneles que comunicaban la Franja con Egipto, una medida que es susceptible de discutirse, aunque lo que ya no es tan susceptible de discutirse es que haya mantenido cerrado a cal y canto el paso de Rafah para favorecer la política de ocupación israelí.

El diario cairota Al Shuruq daba cuenta ayer de una "nueva propuesta" egipcia que en realidad es un refrito de la primera propuesta que instaba a Hamás a un alto el fuego inmediato sin ofrecer a cambio más que una promesa vaga de que más adelante se discutirían con Israel las condiciones de la tregua.

La última propuesta ofrece a Hamás la liberación de "algunos" presos de Hamas que están encarcelados en Cisjordania por el gobierno del presidente Mahmud Abás y "algunos" más que el régimen de Sisi ha detenido desde el golpe de Estado. Según esta propuesta, Israel no tendría que hacer nada y solo "después" aceptaría discutir a varias bandas las condiciones del alto el fuego.

Netanyahu defendió el golpe de Sisi en Egipto de hace un año

Los egipcios, continúa el diario, han invitado al líder de Hamás en el exilio, Jaled Mashal, a que acuda a El Cairo para discutir la iniciativa que tiene toda la pinta de haber salido del primer ministro Benjamín Netanyahu, el mismo que pactó con Sisi la anterior propuesta y luego la "aceptó" y acusó a Hamás de obstruir la paz.

Sisi es deudo de Netanyahu por muchas razones, entre otras porque éste ha defendido el golpe de Sisi entre congresistas y senadores de Washington y ha contribuido a lavar su imagen de golpista en la escena internacional. El eje que se va consolidando entre Netanyahu y Sisi puede ser muy pernicioso para la causa palestina y esto es algo que Jaled Mashal debería considerar antes de aceptar la propuesta.

Ayer también se divulgó una contrapropuesta que ha redactado Catar y cuenta con el respaldo de Turquía. Esta iniciativa, más equilibrada, contempla el levantamiento completo del bloqueo sobre Gaza y la liberación de los palestinos que Israel ha detenido recientemente.

Tanto Israel como los palestinos están utilizando sus  cartas militares para respaldar su posición en la mesa de negociaciones. Los movimientos de unos y otros sobre el terreno pretenden incidir en una vuelta a la situación de junio, en el caso de Israel, y en iniciar una nueva etapa con el fin del bloqueo de Gaza, en el caso de Hamás.

Observadores palestinos consideran que la cuestión solo se decidirá a favor de los civiles si Hamás es capaz de mantener el pulso hasta el final, es decir, si consigue que su planteamiento prevalezca de manera simultánea a la declaración del alto el fuego y no lo deja todo abierto y a merced de la voluntad de Israel en una negociación ulterior.