Público
Público

Rabat entierra al niño saharaui en secreto

La familia no ha podido ver el cuerpo ni asistir al sepelio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El padre y el tío de Elgarhi Nayem, el niño saharaui asesinado por el ejército marroquí el domingo, fueron avisados por la policía marroquí de que su hijo iba a ser enterrado en la madrugada del lunes. Ningún miembro de la familia vio el cuerpo del niño y tampoco conocen en qué momento fue enterrado el cadáver, según Astafari Ennama, miembro de la organización del campamento de protesta de Gdeim Izik en El Aaiún.

Con esta actuación rápida y nocturna, sin familiares ni amigos, Marruecos pretendía evitar un entierro multitudinario que pudiera provocar otras manifestaciones de protesta por la muerte del niño, que ya es considerado un mártir de la causa saharaui.

El Gobierno marroquí intentaba justificarse ayer al asegurar que la policía atacó el coche en el que viajaba el menor en respuesta a varios disparos, y que además estaban alertados por el comité de organización del campamento de las intenciones de uno de los viajeros, Ahmed Daoudi.

Rabat mantiene que la fiscalía recibió una denuncia por una supuesta tentativa de incursión de Daoudi 'para vengarse de las personas que lo organizan [el campamento], las cuales le habían sorprendido, en la noche del 22 al 23 de octubre, cuando intentaba violar a una mujer del campamento'. Bien diferente es la versión del comité de dirección, que asegura que la comunicación con Rabat 'es inexistente' y que la denuncia a la que aluden las autoridades marroquíes no se produjo. Según Omar Zreybia, su portavoz, siguen esperando reunirse con representantes del Gobierno para plantearles sus demandas, que son fundamentalmente económicas.

La tensión crece desde que, en los últimos días, se haya reforzado el cerco policial. Dentro del campamento se cuentan 6.000 jaimas y más de 20.000 saharauis dirigidos por un comité de jóvenes, mujeres y voluntarios que se dividen en diferentes grupos de trabajo.

Pero las fuerzas marroquíes no están sólo fuera del muro, dentro del campamento también se encuentran fuerzas auxiliares, militares y personal de la Gendarmería Real y 95 vehículos militares. 'Estamos en peligro, estamos rodeados. El Polisario se está moviendo diplomáticamente pero ya sabemos que la comunidad internacional es muy lenta', asegura desde el campamento Antonio Velázquez, del grupo Resistencia Saharaui.

Ayer, el mismo día que Christopher Ross, enviado especial de la ONU para el Sáharal, abandonaba Marruecos, el eurodiputado de IU Willy Meyer anunció que viajará al campamento de El Aaiún. En España los actos de repulsa por la muerte del niño saharaui se suceden: un nutrido grupo de personas se manifestó ayer frente a la embajada de Marruecos en Madrid, al mismo tiempo que otra protesta transcurría frente al consulado marroquí de Valencia.

La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara ha convocado a los ciudadanos para que acudan esta tarde con sus tiendas de campaña a la Plaza de España de la capital en solidaridad con el adolescente saharaui.