Público
Público

El régimen iraní se prepara para reprimir una hipotética protesta

Los líderes de la oposición han convocado una manifestación deapoyo a Egipto y Túnez. Karrubí lleva bajo arresto cinco días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La oposición iraní ha convocado para hoy una marcha en la capital, Teherán, en favor de la revolución popular en Egipto y Túnez pese a la represión del régimen de Mahmud Ahmadineyad.

En un comunicado colgado en Kaleme, web afín al líder reformista Mir Husein Musaví, los opositores critican la 'hipocresia' de su Gobierno, que ha apoyado públicamente los alzamientos en el norte de África al tiempo que impide las manifestaciones en Irán.

Asimismo, critican la retención desde hace cinco días en su domicilio del otro líder reformista, Mehdi Karrubí, rodeado por fuerzas de Seguridad que impiden a su familia entrar o salir de la casa. Tanto Karrubí y Musaví expresaron la semana pasada su deseo de regresar a las calles para apoyar los alzamientos en Túnez y Egipto y criticaron con dureza al actual Gobierno, al que acusaron de ser 'aintiislámico'.

Desde entonces, la oposición ha denunciado que más de una decena de sus seguidores, entre ellos el cuñado de Musaví y ex ministro Mohamad Hosein Sharifzadegan, han sido arrestados por la Policía de la capital. Sahamnews, la página web de Karrubí denunció, asimismo, la detención de Taghi Rahmaní, uno de los colaboradores más estrechos del clérigo.

Musaví y Karrubí lideraron en 2009 las protestas contra la reelección del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad que calificaron de fraudulenta.

En la sangrienta represión de las mismas murieron más de una treintena de personas según las cifras oficiales y más de 70 de acuerdo con el computo de la oposición. Además miles de iraníes fueron detenidos y más de un centenar han sido condenados a diferentes penas de cárcel e incluso la horca acusados de conspirar con fuerzas extranjeras para derrocar el régimen.

El régimen de Ahmadineyad mostró su cara más brutal en las elecciones de hace dos años Desde entonces, el país está dividido social y políticamente con la oposición acallada. El miércoles, el portavoz del Poder Judicial iraní, Gholam Husein Mohseni-Ejaei, ya advirtió que la solicitud de los líderes opositores era una treta para regresar a las calles y les conminó a que si de verdad querían apoyar a los alzados en Egipto y Túnez, se sumaran a la manifestación que el régimen organizó el viernes.

Por su parte, la Guardia Revolucionaria, cuerpo de elite de las Fuerzas de Seguridad iraníes, les advirtió de que se abstuvieran de cualquier intento por aprovechar en su favor este viernes el aniversario de la victoria de la revolución.

'Su plan para manifestarse el próximo lunes forma parte de una conspiración incitada por los enemigos de Irán', afirmó el comandante de la Guardia Revolucionaria, Husein Hamedani.

'Los sedicionistas no son más que un cadáver y haremos frente a cualquiera de sus movimientos. Los consideramos antirrevolucionarios y espías', agregó el militar, citado por la agencia de noticias estatal Irna.