Público
Público

Reino Unido gastará dos millones en proteger al Papa

Benedicto XVI se reunirá en su visita con víctimas británicas de abusos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dentro de una semana, Benedicto XVI viajará a Reino Unido, en el que se prevé el viaje más complicado de su pontificado. Una visita marcada por las protestas de la Iglesia anglicana, las peticiones para que ordene mujeres sacerdotes y los escándalos de pederastia entre el clero británico, que han llevado a algunos grupos incluso a solicitar que se encause al Papa como máximo responsable de los abusos de sus clérigos.

Se trata de la primera ocasión en que los opositores a la visita papal que también han financiado una campaña de rechazo en los autobuses londinense superan a los que se muestran de acuerdo con la llegada de Benedicto XVI (sólo un 10% de los ingleses se declara católico). Así, el Gobierno ha destinado casi dos millones de euros a la protección personal del Papa durante su viaje, según admitió ayer Meredydd Hughes, jefe de la policía del South Yorkshire, encargado de coordinar las operaciones policiales del evento. El coste total para las arcas públicas de la visita superará los 16 millones de euros, además del dinero que aportarán los fieles que quieran ver al Papa.

La vigilancia papal será más complicada que la de otros jefes de Estado, pues la mayoría de ellos 'no sale de Londres', explicó Hugues, quien también resaltó que Ratzinger tendrá varios actos públicos, desde una vigilia a la beatificación del polémico cardenal John Henry Newman.

Consciente de la polémica generada por su visita, la Santa Sede ha previsto un encuentro del Papa con víctimas de abusos sexuales. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, confirmó la posibilidad de la reunión, aunque señaló que este tipo de actos 'siempre se desarrollan de forma discreta' para garantizar el anonimato de las víctimas.

Lombardi, no obstante, quiso restar importancia a las protestas contra la visita, que han llevado a que jerarcas católicos se reúnan, a petición de la policía, con los opositores a Ratzinger. 'La hostilidad al Papa en Reino Unido es minoritaria', aseveró el jesuita.