Publicado: 19.05.2014 09:07 |Actualizado: 19.05.2014 09:07

Rusia pide a la OSCE que interceda por los periodistas detenidos en Ucrania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha pedido a la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE) que interceda a fin de conseguir la liberación de dos periodistas rusos detenidos en Ucrania. Lavrov formuló esta petición en una conversación telefónica con el presidente de turno de la OSCE, Didier Burkhalter, quien actúa como mediador en la crisis ucraniana.

Los periodistas Oleg Sidiakin y Marat Sáichenko, ambos enviados del canal de televisión web ruso LifeNews, fueron detenidos este domingo por soldados ucranianos en las afueras de la ciudad de Kramatorsk, una de las plazas fuertes de la insurgencia prorrusa en el sureste de Ucrania. Según las autoridades ucranianas, Sidiakin y Saichenko se encontraban con un "grupo de terroristas" que se disponía a atacar con un lanzamisiles portátil a las fuerzas gubernamentales y que fue desarticulado.

"Los periodistas, ciudadanos rusos, que estaban con un grupo de terroristas y transmitían en directo sus acciones, fueron detenidos y entregados a la policía", escribió en Facebook el coronel Vladislav Selezniov, portavoz de la ofensiva militar lanzada por el Gobierno de Kiev en el sureste del país.

La guerra informativa se intensifica a una semana de las elecciones presidenciales en Ucrania, donde fuerzas ucranianas e insurgentes prorrusos se apuntan decenas de muertos en el bando contrario y culpan al enemigo de cometer atrocidades en el sureste rebelde del país.

Las milicias rebeldes informaron de un nuevo intento de asalto de las tropas ucranianas a Slaviansk, bastión prorruso en la región de Donetsk, donde los combates no habrían cesado desde la madrugada del sábado hasta primera hora del domingo. "Hemos perdido hombres. Ahora es difícil decir cuántos. Pero el enemigo sufrió pérdidas más contundentes, hemos liquidado a muchos de los que atacaron Slaviansk", dijo a las agencias rusas el copresidente de la autoproclamada "república popular de Donetsk", Miroslav Rudenko.

Poco antes, el también número dos de las milicias de la región, que se ha proclamado independiente de Ucrania, aseguró que el domingo había "combates en toda regla" tanto en Slaviansk como en la vecina Kramatorsk, ambas controladas por los insurgentes pero rodeadas por las fuerzas ucranianas.

El Ministerio de Defensa ucraniano negó que hubiera combates de envergadura en el sureste de Ucrania, pero informó de dos ataques aislados contra campamentos de la Guardia Nacional, uno en las afueras de Slaviansk y otro en Izium, en la vecina región de Járkov. "Nosotros no sufrimos pérdidas. Los atacantes al campamento de la Guardia Nacional sufrieron una baja y un herido", escribió sobre el incidente en su página de Facebook el ministro de Interior ucraniano, Arsén Avakov.

Por su parte, el autoproclamado "alcalde popular" de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, aseguró que siete soldados ucranianos murieron en enfrentamientos con las milicias entre la tarde del sábadoy la pasada madrugada. "Intentan entrar en la ciudad, pero no les dejamos, les mantenemos en los alrededores", dijo Ponomariov, quien denunció que las tropas ucranianas disparan contra la ciudad con fuego de mortero y artillería pesada.

Medios ucranianos leales a Kiev y también los rusos que hacen de portavoces a los insurgentes participan en la batalla propagandística al publicar y emitir informaciones de más que dudosa credibilidad. El portal proucraniano "Resistencia Informativa", que se ganó cierta credibilidad al informar de la situación en la península de Crimea en las semanas previas a su anexión por Rusia, escribió que los rebeldes planeaban llevarse a Rusia "cientos de cadáveres" de milicianos que habrían muerto en combates con fuerzas ucranianas. Según ese portal, los prorrusos siempre intentan sacar a sus caídos del campo de batalla "para evitar la identificación de ciudadanos rusos y militares de las Fuerzas Armadas de Rusia".

En el bando contrario, los milicianos de Donetsk acusaron a la Guardia Nacional ucraniana de haber fusilado a diez de sus propios soldados por negarse a participar en acciones militares contra los insurgentes. "En Kramatorsk, la Guardia Nacional fusiló a diez de sus compañeros, que dijeron que no combatirían más contra sus propios ciudadanos. Sus cuerpos han sido enterrados en las afueras" de la ciudad, aseguró un portavoz de los milicianos a la agencia rusa Interfax. La Guardia Nacional, cuerpo militar de voluntarios creado por Kiev poco después del derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich, desmintió a los rebeldes y calificó la noticia de "desinformación".

El portal informativo "Novosti Donbassa" aseguró en otra noticia aún sin confirmarse que los paramilitares prorrusos habrían fusilado a un campesino de la localidad de Serguéyevka, en las afueras de Slaviansk, "por llevar comida a las tropas ucranianas". "Los terroristas acaban de fusilar a un campesino en Serguéyevka, acusado de colaborar con Pravi Sektor (el movimiento nacionalista ucraniano Sector de Derechas)", escribió el diario digital.

Precisamente el líder de esa formación ultranacionalista y candidato a la presidencia de Ucrania, Dmitri Yarosh, ha anunciado la formación de dos batallones de voluntarios en el sureste de Ucrania para lanzar "una amplia guerra de guerrillas" contra los insurgentes rusos. "En mi opinión, hay que desplegar una amplia campaña de guerra de guerrillas. Se basará en unidades que ya se están formando en la región del Donbass (zona hullera en el sureste de Ucrania que incluye las rebeldes regiones de Donetsk y Lugansk)", dijo Yarosh durante los debates electorales celebrados anoche en Kiev.

El líder de Pravi Sektor -cuyos miembros, para muchos, fueron héroes de la revolución del febrero pasado en la plaza Maidán de Kiev-, recordó que en la región rebelde ya opera el batallón especial "Donbass", integrado entre otros por militantes de la formación radical reconvertida hace poco en partido político.