Público
Público

Un senador de EEUU cree que los embarazos tras una violación son porque "Dios quiere que pase"

El republicano Richard Mourdock defiende en pleno debate en la Cámara Alta que toda vida comienza en el momento de la concepción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los republicanos parecen empeñados en introducir el debate sobre el aborto dentro de la campaña estadounidense a golpe de polémica. En agosto fue el congresista Todd Akin quien dijo que 'si se trata de una violación legítima el cuerpo de una mujer tiene formas de evitar' un embarazo no deseado.

Por aquel entonces, hasta el Tea Party pidió la renuncia de este antiabortista radical. Ahora ha sido el candidato al Senado por el Estado de Indiana, Richard Mourdock, quien ha declarado en pleno debate en la Cámara Alta que los embarazos tras una violación son porque 'Dios quiere que pase'.

Durante su intervención dejó bien clara su oposición al aborto, salvo cuando la vida de la madre corra peligro como única excepción, y defendió que toda vida comienza en el momento de la concepción. 'Me he dado cuenta de que la vida es un don de Dios y creo que incluso cuando la vida comienza en la horrible situación de una violación, es algo que Dios quiera que suceda'.

Mourdock, ojito derecho del Tea Party, cuenta con las encuestas a favor para imponerse al demócrata Joe Donnelly en su lucha por un hueco en el Senado. Las reacciones a sus declaraciones no se han hecho esperar y hasta el propio candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, se ha desmarcado de ellas. Su portavoz Andrea Saul ha asegurado que el líder republicano 'no está de acuerdo con los comentarios de Richard Mourdock, ya que no reflejan sus puntos de vista'. Romney hizo lo mismo con las declaraciones de Akin. Sin embargo la convención republicana ha adoptado una plataforma que condena tajantemente el aborto, incluso en casos de violación o peligro para la madre.

Romney, como hizo con Akin, se ha distanciado de estas últimas declaraciones

Desde el lado demócrata, la presidenta del Comité Nacional, Debbie Wasserman Schultz, calificó los comentarios de Mourdock de 'indignantes y degradantes para la mujer'. Por su parte, Donnelly dijo que la violación 'es un crimen atroz y violento'. 'El Dios en el que creo y el Dios en el que la mayoría de hoosiers (apodo de los residentes de Indiana) sé que creen, no contempla la violación nunca. Lo que ha dicho Mourdock es altamente irrespetuoso con las víctimas de violaciones', sentencio el aspirante demócrata al Senado.

El control de la Cámara Alta también estará en juego el próximo 6 de noviembre aparte de conocer el nombre del próximo presidente de EEUU. En la actualidad los demócratas tienen 51 escaños en el Senado y suelen contar en las votaciones con el apoyo de dos legisladores independientes, frente a los 47 en manos de los republicanos. En noviembre se renovarán 33 escaños y, según varios sondeos, los demócratas tienen garantizados 45 en toda la Cámara, con 43 para los republicanos y una docena de batallas muy reñidas en estados como Massachusetts, Misuri, Nevada, Indiana, Arizona, Montana, Dakota del Norte, Connecticut o Wisconsin.