Publicado: 31.01.2016 15:31 |Actualizado: 31.01.2016 17:45

Dos terroristas suicidas del Estado Islámico provocan más de 60 muertos en la zona chií de Damasco 

Primero estalló un coche bomba y luego los terrorista accionaros sus cinturones con explosivos cuando la gente se acercaba a atender a los heridos

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de Damasco. REUTERS/Stringer

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de Damasco. REUTERS/Stringer

BEIRUT / EL CAIRO.- Al menos 60 personas han muerto, entre ellas 25 combatientes chiíes,  por un coche bomba y dos atacantes suicidas por un doble atentado perpetrado este domingo en un mercado del barrio damasceno de Al Saida Zainab, el principal núcleo chií de la ciudad, según el último balance del ataque que ha proporcionado Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Según las primeras informaciones, el ataque habría comenzado con la detonación de un coche bomba junto a un autobús de pasajeros. Lusgo, dos atacantes suicidas detonaron los explosivos adheridos a sus cuerpos en las cercanías, dirigidos contra los transeúntes que intentaban ayudar a las víctimas de la primera bomba.



El barrio tiene una enorme importancia simbólica para los chiíes al albergar la principal mezquita chií de Siria. En ese templo se encuentra supuestamente la tumba de Zaynab ben Alí, nieta de Mahoma, e hija de Ali ben Abi Taleb, primo del Profeta a quien los chiíes consideran su sucesor legítimo, en el origen del cisma suní-chií en la historia del Islam.

Tal es la veneración que se profesa a la tumba que muchos milicianos chiíes de Irán, Irak o Líbano se ofrecen específicamente para defender la mezquita, en cuyos alrededores es habitual encontrar presencia de integrantes del partido milicia chií libanés Hezbolá.

El área donde está ubicada la mezquita de Sayeda Zeinab registró fuertes enfrentamientos en los primeros años del conflicto, que comenzó en 2011, pero posteriormente fue asegurada por el Ejército sirio y las milicias chiíes lideradas por Hezbollah, que bloquearon las calles a su alrededor.

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de SDamasco. REUTERS/Stringer

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de Damasco. REUTERS/Stringer

Imágenes de la televisión estatal mostraron edificios en llamas y automóviles destruidos en el barrio. "Aún se están retirando cuerpos de entre los escombros", dijo un testigo al canal de televisión estatal Ikhbariyah.

El área, muy poblada y ubicada al sur de la ciudad, es un sitio de peregrinación para los chiíes de Irán, el Líbano y otras partes del mundo musulmán. El primero ministro sirio, Wael al-Halaki, fue citado diciendo que los ataques fueron provocados por "grupos terroristas" que intentaban "elevar su moral tras una serie de derrotas" por parte del Ejército.

"Para que sepan los renegados"

La rama del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Damasco, Wilayat Dimashq, asumió este domingo la autoría los atentados suicidas que han causado al menos 58 muertos en la zona de Ku Sudán, en el suburbio de Sayida Zeinab, al sureste de la capital siria y de mayoría chií.

En un comunicado difundido en foros yihadistas en internet, la filial de la organización extremista detalló que "dos soldados del califato pudieron llevar a cabo dos operaciones suicidas contra un nido de los apóstatas politeístas en la zona de Sayida Zeinab, en Damasco". Según el grupo yihadista, el atentado provocó la muerte a cerca de 50 personas y heridas a otras 120.

"Para que sepan los renegados (en alusión a los chiíes) que, igual que ellos combaten, serán combatidos y que no encontrarán seguridad ante los golpes de los muyahidines (guerreros santos) con el permiso de Alá", añadió la nota.

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de SDamasco. REUTERS/Stringer

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de Damasco. REUTERS/Stringer

Las explosiones tuvieron lugar mientras representantes del Gobierno sirio y la dividida oposición comenzaban a llegar a Ginebra para sostener las primeras conversaciones de paz mediadas por la ONU en dos años. Naciones Unidas dijo que el objetivo es sostener seis meses de negociaciones, buscando primero un cese al fuego y posteriormente trabajar para un acuerdo político para poner fin a la guerra en que han muerto más de 250.000 personas, que ha provocado el desplazamiento de más de 10 millones de personas y atraído a potencias globales.


Según datos de la ONU, en casi cinco años de guerra han muerto en Siria 260.000 personas mientras más de doce millones de sirios, entre ellos 5,5 millones de niños, necesitan asistencia humanitaria inmediata.

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de SDamasco. REUTERS/Stringer

Residentes y soldados leales al presidente sirio Bashar al-Assad inspecionan la zona de los atentados yihadistas en el barrio chií de Damasco. REUTERS/Stringer