Publicado: 21.04.2014 12:15 |Actualizado: 21.04.2014 12:15

Siria convoca elecciones en junio a la Presidencia desafiando a la oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las elecciones presidenciales en Siria han sido convocadas para el próximo 3 de junio, según ha anunciado este lunes el presidente del Parlamento, Mohamed al Laham, en una sesión transmitida por la televisión oficial, tal y como han reproducido posteriormente los medios estatales. Los comicios tendrán lugar meses antes de lo previsto (a partir de octubre), y, en teoría, deberían permitirán por primera vez el multipartidismo y la concurrencia de más de un aspirante presidencial.

Los observadores consideran que las elecciones suponen un nuevo desafío del presidente Bashar el Asad a la oposición, días después de decir que la guerra está inclinándose a su favor. Países occidentales y del golfo Pérsico que apoyan a la oposición calificaron los planes para celebrar unos comicios de "parodia de la democracia" y agregaron que socavaría los intentos de negociar un acuerdo de paz. Las negociaciones celebradas en Ginebra con el patrocinio de la ONU fracasaron en febrero, y ambas partes permanecían lejos de un acuerdo, entre otros factores por la cuestión de si Asad debería dejar o no el poder.

Monzer Akbik, jefe de gabinete de la oficina del presidente del grupo opositor Coalición Nacional, que cuenta con respaldo occidental, dijo que la convocatoria electoral es una señal de que Asad no quiere cooperar para encontrar una solución política al conflicto. "Esto es un estado de separación de la realidad, un estado de negación. No tenía ninguna legitimidad antes de su elección melodramática y no la tendrá después", dijo. "No sabemos qué actor va a poner como un opositor, pero nosotros no nos estamos tomando esto en serio", agregó.

Lo novedoso de estos comicios llega de mano de la reforma constitucional de 2012, permite el multipartidismo y más de un aspirante presidencial. Del mismo modo, el pasado 17 de marzo, el Parlamento sirio terminó de aprobar la nueva Ley Electoral, que permite por primera vez en décadas que se presenten varios candidatos a los comicios presidenciales. Aun así, la norma estipula que los aspirantes deben haber residido en Siria durante diez años consecutivos contando desde la fecha de registro como candidatos y no pueden tener una segunda nacionalidad, con lo que se dificulta que concurran gran parte de los opositores, que están exiliados.

Al anunciar la convocatoria en la televisión estatal, el presidente del Parlamento, Mohamed Yihad al Laham, dijo que las candidaturas se aceptarían hasta el 1 de mayo. La votación para los sirios que están fuera del país tendrá lugar el 28 de mayo en las embajadas del país, agregó.

Asad no ha dicho si se presentará a los comicios, pero sus aliados en Rusia y en el movimiento chií libanés Hezbolá han predicho que participará y ganará.  Bachar al Asad accedió al poder el 17 de julio de 2000, una semana después de que falleciera su antecesor en el cargo, su padre Hafez al Asad. Y en 2007 fue reelegido en el cargo en un referéndum. Desde que Hafez al Asad asumió la Presidencia en 1971, casi todas las elecciones presidenciales en Siria han sido casi referendos con un solo candidato.

Más de 150.000 personas han muerto desde que estalló la rebelión contra  Bashar el Asad, millones más han huido de sus hogares y el Gobierno ha perdido el control sobre enormes porciones del territorio. Cientos de personas más murieron entre el domingo y el lunes en ataques aéreos en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, según un grupo que hace seguimiento del conflicto bélico.

El mayor número de víctimas se registró en el pueblo de Al Firdus, donde al menos 29 civiles, entre ellos siete menores, perdieron la vida por un ataque aéreo del régimen.

Otras catorce personas perecieron en un bombardeo de helicópteros militares, que arrojaron barriles de explosivos contra el distrito de Al Baidin, en la localidad de Alepo.

29 civiles entre ellos 7 menores murieron durante un ataque aéreo del régimen

A estas víctimas se suman once personas, que murieron en ataques similares en otras áreas de Alepo y en las poblaciones de Atareb y de Talyibin, y un hombre que falleció por disparos de desconocidos.

Por otro lado, al menos seis rebeldes perdieron la vida durante los enfrentamientos contra las fuerzas del régimen en esta provincia.

Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, fue blanco de una gran ofensiva de los insurgentes a finales de julio pasado y de otras operaciones importantes en septiembre, lo que les permitió dominar amplias zonas de la localidad, aunque no lograron hacerse con el control total de la urbe.