Público
Público

Siria Herido otro miliciano español durante la defensa de la ciudad siria de Afrin

Fue alcanzado en los glúteos por metralla durante el mismo bombardeo turco que acabó con la vida del gallego Samuel Prada. Ayer se trasladó a la ciudad de Kamisli para ser sometido a una operación. Su vida no corre peligro

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

El hispano-alemán Sidar también ha sido herido defendiendo la ciudad de Afrin de los ataques turcos. PÚBLICO

Un miliciano de origen hispano-alemán conocido con el sobrenombre de Sidar fue herido en las proximidades de Afrin (norte de Siria) el pasado día 10 de febrero, durante el mismo bombardeo turco de posiciones kurdas en el que perdió la vida el voluntario ourensano Samuel Prada. Sidar fue alcanzado en los glúteos por la metralla de los proyectiles arrojados desde los aviones turcos y, aunque su estado no reviste gravedad, fue trasladado la tarde de este sábado, 24 de febrero, a la también ciudad siria de Kamisli para ser sometido a una intervención quirúrgica. Tal y como ha indicado a este diario en una entrevista telefónica, fue casi providencial que no perdiera él también la vida en el transcurso del mismo bombardeo.

Tanto él como el gallego fallecido se hallaban en el mismo acuartelamiento de una población cercana a Afrin llamada Cindirese, entre las doce de la noche y la una de la mañana del día del suceso. El comandante de ambos precisaba de algunos hombres para situarlos en un puesto defensivo y eligió a los que se hallaban aún despiertos.

A diferencia de Samuel -conocido por sus camaradas como Baran Galicia-, Sidar dormía. De modo que el mando kurdo recurrió al primero y a un compañero bretón, también alcanzado y muerto por los proyectiles de Ankara. Ayer se supo que el cadáver del galo todavía permanece sepultado bajo los escombros, en el lugar donde perdió la vida, debido a las caóticas circunstancias bélicas que se viven en el frente.

Al igual que varios centenares más de occidentales, estos españoles viajaron a Oriente Medio con el fin de unirse como voluntarios a las Fuerzas Democráticas de Siria y combatir al Daesh. Tras la irrupción en el conflicto de Turquía, decidieron quedarse en el norte del país para defender Afrin de los ataques de Ankara y de sus soldados islamistas de fortuna.

Se desconoce con certeza si Prada -primer español caído en esa guerra- fue alcanzado por una bomba, por metralla o por los trozos de piedra y metal que desplaza violentamente la onda expansiva. Probablemente, fue una combinación de todas esas cosas. Lo cierto es, en todo caso, que murió en el acto, cuando contaba 24 años de edad. Sidar, quien se hallaba en el interior del edificio, sufrió tan sólo, por el contrario, las mencionadas heridas leves. Según indicaba el sábado por la tarde, la población en la que se hallaban cuando tuvieron lugar los hechos descritos está ya a punto de caer en manos de los mercenarios a sueldo de Turquía.

Samuel Prada cava una trinchera junto a un compañero de las YBS.

La superioridad de las fuerzas lideradas por los turcos es abrumadora, y esta asimetría ha dejado a la coalición kurda en una situación más que comprometida. Numerosos documentos gráficos y testimonios directos han confirmado, por otra parte, la falta de escrúpulos de los militares turcos y de los islamistas que están combatiendo a su servicio, así como las atrocidades cometidas contra la población civil y las sistemáticas violaciones de las convenciones de guerra. Esa falta de escrúpulos humanitarios sitúa a los kurdos y sus aliados en una situación de mayor desventaja.

Junto al hispano-germano, quien prefiere que se omitan otros datos personales por las consecuencias legales que ello podría tener en Alemania, se encuentra tomando parte en la defensa de Afrin un segundo español. Tal y como dio a conocer este diario, algunos camaradas de la unidad yazidí de la que los españoles forman parte (YBS) están colaborando con la familia del gallego en el esclarecimiento de la identidad de la persona que fue enterrada en Afrin esta semana.

Desde ayer se sabe que existen dudas razonables de que se pudiera haber producido un error en la identificación de la persona que yace bajo la lápida donde, supuestamente, fueron sepultados los restos mortales de Samuel Prada. Además, el Ministerio de Asuntos Exteriores español ha señalado que no expedirá un certificado de defunción hasta que las autoridades kurdas le remitan los documentos apropiados.

El hispano-alemán ha preferido no pronunciarse acerca de este asunto, en vista de que ha provocado cierta sorpresa e inquietud entre los mandos militares kurdos, aunque señaló que se estaban realizando gestiones para tratar de aclarar lo sucedido. Sidar llegó al frente de Afrin hace tres semanas. Ya todo está preparado allí para defender la ciudad casa por casa.