Público
Público

Siria reivindica su derecho a defenderse de la "agresión israelí"

Damasco presenta una queja oficial ante Naciones Unidas por el bombardeo en el distrito de Jamariya, próximo a la frontera con Líbano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siria ha reivindicado su derecho a defenderse frente a la 'agresión de Israel', al que acusa del bombardeo sobre 'un centro de investigación' en el distrito de Jamariya, en la provincia de Rif Damasco, próximo a la frontera con Líbano.

Damasco ha presentado una queja oficial ante el presidente del Consejo de Seguridad y otra ante el secretario general de la ONU. Asimismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha responsabilizado al Gobierno israelí y a 'sus aliados' por el efecto que pueda tener el ataque y subrayó que el régimen de Bashar al Asad se reserva su derecho a 'defender su territorio y su soberanía'.

Siria niega que el ataque fuera contra un convoy con armas para Hezbolá

Siria también niega que el objetivo de los aviones israelíes, que se habrían adentrado en su espacio aéreo procedentes de Líbano volando a baja cota para no ser detectados por los radares, fuera un convoy con armas que se dirigía hacia Líbano, donde se destinarían al partido milicia chií libanés Hezbolá, aliado de Al Asad. Los rebeldes sirios defienden esta versión y algunos de ellos aseguran, incluso, que fueron los combatientes sublevados y no Israel los que protagonizaron el ataque, que causó la muerte de dos empleados y heridas a otros cinco. 

El régimen sirio mantiene el punto de mira sobre Israel, al que acusa de perpetrar una 'brutal agresión' y de 'colaborar con los grupos terroristas, incluido el Frente al Nusra -vinculado a Al Qaeda-, para atacar instalaciones vitales' en Siria. Damasco ha criticado además al Consejo de Seguridad por supuestamente no haber asumido su responsabilidad en evitar la operación militar israelí, lo que supone 'un gran riesgo para la estabilidad de Oriente Medio y la seguridad internacional'.  

El Ministerio de Exteriores sirio ha citado al comandante de la fuerza de paz de la ONU en los territorios ocupados por Israel en los altos del Golán (UNDOF), general Iqbal Sanga, a quien le trasladó una protesta 'por la violación israelí de los compromisos del acuerdo de separación de fuerzas suscrito (entre Siria e Israel) en 1974'. El régimen sirio pidió a Sanga que se adopten las 'medidas necesarias para informar a las partes implicadas de la ONU de la grave violación israelí y garantizar que no se repita' ese tipo de ataques, considerados 'una flagrante violación a la carta de la ONU y la legislación mundial'. La ONU, en tanto, ha respondido que la UNDOF no ha detectado ningún avión sobrevolar la zona y no puede confirmar el supuesto ataque israelí en Siria.

Damasco acusa a Israel de colaborar con terroristas para atacar instalaciones vitales 

Varios testigos han relatado a la agencia Reuters que se oyeron hasta doce explosiones. 'Estábamos durmiendo. Entonces empezamos a oír cohetes alcanzando el complejo y el suelo empezó a temblar, por lo que corrimos al sótano', ha explicado una mujer que vive cerca del complejo Jamariya, al noroeste de Damasco. La fuente, que ha pedido no ser identificada por tratarse de un tema delicado, ha afirmado que no puede confirmar si las explosiones que escuchó eran el resultado de un ataque aéreo.

La diplomacia y los portavoces oficiales israelíes mantuvieron hoy la consigna de callar y no hacer ningún comentario sobre esas informaciones. Asimismo, los periódicos israelíes se han limitado a difundir las informaciones publicadas por los medios extranjeros. Los periodistas israelíes tienen la obligación de remitir sus artículos sobre temas de seguridad y militares a un censor, que tiene la capacidad para eliminar cualquier información que estime que puede comprometer la seguridad nacional.

El centro de Jamariya es un complejo militar situado a unos trece kilómetros de la frontera con Líbano y rodeado de zonas militares fuertemente armadas, incluidas varias bases del Ejército en la montaña Qasioun, que se levanta a unos cinco kilómetros al este de Damasco. Diplomáticos de Oriente Próximo conocedores de esta base militar la describen como uno de los elementos centrales del programa de misiles del régimen de Al Asad y aseguran que también posee armamento químico.