Publicado: 24.12.2013 14:39 |Actualizado: 24.12.2013 14:39

Snowden: "Misión cumplida"

El extécnico de la NSA declara que lo que pretendía con las filtraciones es que la sociedad "fuera capaz de pronunciarse sobre cómo es gobernada"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El extécnico de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en inglés), Edward Snowden, señaló este martes en una entrevista concedida al diario estadounidense The Washington Post que considera "misión cumplida" el debate generado tras sus filtraciones de miles de documentos secretos del espionaje de la inteligencia estadounidenses.

"Para mí, en términos de satisfacción personal, la misión ya ha sido cumplida. Ya gané", dijo Snowden, en su encuentro con el periódico realizado en Moscú, donde se encuentra asilado desde el 1 de agosto. "Tan pronto como los periodistas pudieron ponerse a trabajar, todo lo que había estado tratando de hacer fue validado. Porque, recuerden, yo no quería cambiar la sociedad. Quería dar a la sociedad la oportunidad de determinar si debería cambiarse a sí misma", agregó Snowden, de 30 años.

Las revelaciones de espionaje masivo, filtradas por el extécnico de la NSA a The Washington Post y al británico The Guardian, provocaron un escándalo diplomático al dar a conocer que los servicios de inteligencia estadounidenses habían vigilado millones de comunicaciones en Europa, incluidos los de líderes políticos como la canciller alemana Angela Merkel o la presidenta brasileña Dilma Rousseff. En su entrevista, la primera en persona desde que llegase a Rusia, Snowden insistió en que su objetivo "era que la opinión pública pudiese dar su opinión sobre cómo ser gobernados". "Ese hito se pasó hace bastante tiempo. Ahora mismo, lo que estamos viendo son objetivos adicionales", sostuvo, en referencia a la posibilidad de que Estados Unidos ordene revisar y elevar los controles sobre las operaciones de inteligencia.

Snowden ha reconocido que antes de dar el paso de revelar los programas de espionaje de la NSA "estaba a ciegas, ya que no había un modelo", al tiempo que ha indicado que no tenía forma de saber si el público iba a compartir sus ideas. "Cuando sopesas eso con su alternativa, que era no actuar, te das cuenta de que algún análisis es mejor que la falta de análisis. Incluso si tu análisis es incorrecto, el mercado de ideas lo soportará", ha argumentado. "Si lo miras desde la perspectiva de un ingeniero, está claro que es mejor hacer algo que no hacer nada", ha añadido.

"Creo que el coste de un debate público franco sobre los poderes de nuestro gobierno es menor que el peligro que supone permitir a esos poderes continuar creciendo en secreto", ha argüido, antes de tildarlos de "amenaza directa a la gobernanza democrática". "Lo que el Gobierno quiere es algo que nunca ha tenido. Quiere conocimiento total. La cuestión es, ¿es eso algo que debamos permitir?", se ha preguntado.

Así, Snowden ha recalcado que su objetivo no es acabar con la NSA, sino "mejorarla". "Sigo trabajando para la NSA. Ellos son los únicos que no se dan cuenta", ha valorado. El extécnico de la agencia ha desvelado además que algunos de sus compañeros se mostraron "asombrados" al ver cómo se recopilaba "más información sobre estadounidenses en Estados Unidos que sobre rusos en Rusia". La portavoz de la NSA, Vanee Vines, ha puntualizado que "tras una investigación extensa, que incluye entrevistas a antiguos supervisores y compañeros (de Snowden), no se han encontrado pruebas que demuestren que trató de esos asuntos con nadie".

El extécnico ha rechazado las críticas vertidas contra él sobre su presunta traición y deserción al revelar el programa de la NSA. "Dejadles decir lo que quieran. Si he desertado en algún caso, ha sido del Gobierno a la población", ha indicado. "No hay pruebas de que tenga lealtades con Rusia, China, o cualquier otro país que no sea Estados Unidos. No tengo relación alguna con el Gobierno ruso. No he alcanzado ningún acuerdo con ellos", ha remachado.

A Snowden, que llegó a Moscú procedente de Hong Kong, le fue concedido asilo político por parte de las autoridades rusas después de pasar varias semanas en la zona de tránsito del aeropuerto internacional de la capital. Reconoció que su idea era viajar hacia Sudamérica pero que la decisión del gobierno de Washington de invalidar su pasaporte no le dejó otra opción que permanecer en Rusia. Poco después de su aterrizaje, el Departamento de Justicia presentó cargos en su contra por presunto espionaje y robo de propiedad gubernamental.

Sobre su vida en Moscú, señala que es "ascética", concentrada en libros e internet, aunque afirma que no es un problema porque nunca ha necesitado salir demasiado. "Siempre ha sido realmente difícil sacarme de casa. No tengo muchas necesidades. Ocasionalmente, hay cosas que hacer, ver, gente con la que encontrarse. Pero siempre con un objetivo. De otro modo, con tal de que pueda sentarme, pensar, escribir y hablar con alguien, me vale", afirmó.

Las declaraciones de Snowden han llegado apenas una semana después de que un tribunal federal estadounidense sentenciara que el programa de la NSA que recopila de forma masiva información sobre llamadas telefónicas es inconstitucional, en la medida en que viola la privacidad de miles de personas sin que medie ninguna orden judicial. El juez Richard Leon, que falló a favor del fundador de la ONG Feeedom Watch, Larry Klayman, no escatimó críticas ante un sistema que pone en el punto de mira a "prácticamente todos los ciudadanos". "No puedo imaginarme una invasión más indiscriminada y arbitraria que esta recopilación y retención sistemática y de alta tecnología de datos personales", aseguró en su sentencia.