Publicado: 13.09.2015 08:59 |Actualizado: 13.09.2015 08:59

Tailandia emite orden de arresto para el presunto cerebro del atentado de Bangkok, con 20 muertos

El sospechoso es Abudureheman Abudusataer, alias "Ishan", originario de la región china de Xinjiang, donde reside la minoría musulmana uigur. La Policía busca a otros once cómplices, la mayoría extranjeros, del atentado que causó 20 muertos y un centenar de heridos en agosto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Tailandeses encienden velas en memoria de las víctimas en la explosión de una bomba ayer en Bangkok (Tailandia). EFE/Ritchie B. Tongo

Tailandeses encienden velas en memoria de los fallecidos en la explosión de la bomba en Bangkok. EFE/R. B. Tongo

BANGKOK.- La policía tailandesa obtuvo una orden de arresto de un ciudadano chino al que considera el cerebro del atentado con bomba del pasado 17 de agosto en un templo de Bangkok que causó 20 muertos y un centenar de heridos.

El sospechoso es Abudureheman Abudusataer, alias "Ishan", originario de la región china de Xinjiang, donde reside la minoría musulmana uigur, y que habría salido de Tailandia un día antes del atentado, según informó el diario The Nation.

La orden fue emitida después de que "Ishan" fuera identificado como el autor intelectual del atentado por Yusufu Miereli, uno de los dos detenidos por su presunta vinculación con el ataque.

Un tribunal de la capital ha aprobado la solicitud de arresto de "Ishan" basada en cargos de conspiración para obtener material militar sin autorización.

Varios testigos dijeron a la policía que el sospechoso estuvo en un piso de un suburbio de Bangkok, donde también pernoctó Mieraili, y donde fue detenida otra persona, Adem Karadag, que estaba en posesión de decenas de pasaportes turcos falsos y material para fabricar explosivos.


La policía indicó que Mieraili, detenido en la frontera con Camboya con un pasaporte que sitúa el lugar de nacimiento en Xinjiang, confesó que dio la bomba a la persona que ejecutó el atentado y que fue captada por cámaras de seguridad.

Además de la de Ishan, la policía ha pedido órdenes de arresto de otras once personas, la mayoría de ellos extranjeros.

Las autoridades tailandesas insisten en vincular el atentado con el crimen organizado pese a que la investigación policial alimenta la hipótesis de una represalia por la deportación en junio de un centenar de uigures a China.