Público
Público

La tormenta Agatha acaba con la vida de 179 personas

Han terminado las lluvias torrenciales, pero las riadas son el principal problema para los equipos de rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los damnificados por la tormenta Agatha lamentaban el lunes la pérdida de sus hogares en Guatemala, mientras los equipos de emergencia intentaban rescatar cuerpos de entre el barro. Las lluvias torrenciales han provocado al menos la muerte de 179 personas en Centroamérica.

La tormenta se ha disipado pero el peligro ahora son las inundaciones provocadas por el desbordamiento de los ríos. El agua ha arrasado con infraestructuras y pueblos enteros y en Guatemala, el país más afectado con 152 muertos y 80.000 desplazados, aún hay 60 personas desaparecidas. En Amatitlán, ciudad cercana a la capital, los residentes siguen buscando a sus seres queridos entre el lodo. 'No tengo a nadie que me ayude. Vi como el agua se llevó todo', dijo a la agencia Reuters Carlota Ramos, llorando fuera de su casa semi enterrada por un deslizamiento.

'He perdido todo, menos mis dos perros', dijo un hombre sentado frente a las ruinas de su casa de madera, en las afueras de Ciudad de Guatemala. Otro hombre dijo que vio cómo el río se llevó a su esposa y a sus dos hijas mientras trataban de cruzarlo para llegar a una zona más segura.

El principal obstáculo para los servicios de rescate está siendo el terreno, anegado y convertido en una ciénaga, además de la falta de herramientas y maquinaria para recuperar cuerpos, enterrados también entre piedras y troncos. 'El único equipo que tenemos disponible para la búsqueda de supervivientes o cadáveres es el convencional: palas y piochas (picos) porque no contamos con una maquinaria para poder hacer las excavaciones', dijo Mario Cruz, del cuerpo de Bomberos Voluntarios.

En Honduras Agatha tuvo un efecto menor. Los muertos ascienden a 14 personas, la mayoría víctimas en las riadas, aunque más de 3.600 han tenido que ser evacuadas. En El Salvador hubo 9 fallecidos y más de 10.000 damnificados.

Agatha tocó tierra el sábado como la primera tormenta tropical de la temporada de huracanes, pero por la noche fue degradada a depresión tropical, dejando a su paso cortes de energía, inundaciones y numerosos daños a las infraestructuras. El lunes, la tormenta prácticamente se había disipado y el clima tendía a mejorar en la región.

En Guatemala, cada año son frecuentes los deslizamientos en zonas montañosas debido a las intensas lluvias. Fuentes de la industria del café, del que Guatemala es el principal productor de la región, dijeron que los cultivos podrían haber sufrido daños por la fuerza de las lluvias, que hace caer los granos, o por la proliferación de hongos u otras enfermedades debido a la humedad elevada.

El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, dijo que también había daños en plantaciones de caña de azúcar, palma de caña y banano.