Publicado: 11.05.2015 22:01 |Actualizado: 11.05.2015 22:01

La UE pide auxilio a la ONU para frenar el tráfico de personas: "No podemos hacerlo solos"

Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, apela a la ayuda internacional para hacer frente a la crisis migratoria en el Mediterráneo. Pretende lograr su aval para utilizar la fuerza para inutilizar los barcos de las mafias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Inmigrantes subsaharianos en un navÍo de auxilio italiano en una imagen de archivo. REUTERS

Inmigrantes subsaharianos en un navÍo de auxilio italiano en una imagen de archivo. REUTERS

NACIONES UNIDAS.- La Unión Europea pidió hoy respaldo a su plan para actuar contra el tráfico de inmigrantes por el Mediterráneo ante el Consejo de Seguridad de la ONU, donde algunos países no ven con buenos ojos la operación militar contra las mafias que preparan los Veintiocho. "Estamos asumiendo responsabilidades y trabajando duro y rápido, pero no podemos hacerlo solos", dijo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ante el máximo órgano de decisión de Naciones Unidas.

La diplomática italiana intervino primero de forma pública ante el Consejo y mantuvo luego una reunión a puerta cerrada con los embajadores de sus quince miembros para tratar de convencerles de la necesidad de aprobar una resolución que respalde las acciones de la UE ante la crisis migratoria en el Mediterráneo.

El punto más controvertido del plan es la idea de usar la fuerza para inutilizar los barcos que utilizan las redes de tráfico de personas, tal y como pactaron el mes pasado los líderes comunitarios. El pasado abril, el presidente francés, François Hollande, ya dejó claro que esa operación militar sólo se puede hacer con el aval de la ONU.

Sin embargo, en los últimos días, Rusia —que tiene capacidad de veto en el Consejo de Seguridad— ha asegurado que destruir esas embarcaciones sería ir demasiado lejos, y también los países africanos han expresado dudas al respecto.

En ese sentido, el representante de la Unión Africana ante la ONU, Tete Antonio, habló hoy en contra de soluciones que pongan "el énfasis únicamente en un aspecto, por ejemplo los traficantes", y afirmó que mientras no cambie la situación en los países de origen la gente seguirá tratando de llegar a Europa.



Mogherini, en declaraciones a los periodistas, insistió en que la estrategia en la que trabaja Bruselas es mucho más amplia que eso y tiene como principal prioridad evitar más muertes en el Mediterráneo.

La diplomática italiana defendió que la respuesta a la crisis debe llegar también a las causas del problema, como la pobreza en los países de origen, el desigual acceso a los recursos y los conflictos y violaciones de los derechos humanos.

Mogherini explicó que los miembros europeos del Consejo harán circular "en las próximas horas" un borrador de resolución en el que a priori se incluiría una autorización a usar la fuerza para destruir los barcos de las redes que trasladan a los inmigrantes de forma ilegal.

"La UE está lista para hacer lo que le corresponde. No siempre ha sido el caso, lo sé", dijo Mogherini a los miembros del Consejo

La alta representante de la UE se mostró "bastante confiada" sobre las posibilidades de que el Consejo apruebe un texto y recordó, como ejemplo, el caso de la operación contra la piratería frente a las costas de Somalia, que recibió el visto bueno de ese órgano.

"Lo crucial para la UE es destruir el modelo de negocio de las organizaciones de traficantes. Asegurar que esos barcos no puedan volver a usarse, que los activos de esas organizaciones sean destruidos", dijo Mogherini, que consideró que existe un "amplio consenso" sobre ese punto en el Consejo.

La responsable europea no quiso entrar en detalles sobre las posibles medidas, a la espera de que el miércoles la Comisión Europea adopte su nueva estrategia integral para la inmigración, pero sí adelantó que algunas acciones pueden llevarse a cabo sin la luz verde del Consejo de Seguridad.

Mogherini aseguró que la UE actuará en todo momento respetando la legalidad internacional, garantizando por ejemplo que ningún refugiado o inmigrante interceptado en el mar sea devuelto al punto de origen en contra de su voluntad.

También expresó su voluntad de trabajar con Libia, país del que salen la mayoría de las embarcaciones que cruzan el Mediterráneo, y el apoyo europeo a los intentos de la ONU para lograr una solución al conflicto político.

"La UE está lista para hacer lo que le corresponde. No siempre ha sido el caso, lo sé", dijo a los miembros del Consejo, a los que pidió "ayuda para salvar vidas y desmantelar las organizaciones criminales que están explotando la desesperación de la gente".

"Estamos aquí para actuar inmediatamente y para actuar juntos. Necesitamos una respuesta excepcional", subrayó Mogherini.

Entre enero y finales de abril, casi 1.800 inmigrantes han muerto en su intento de cruzar el Mediterráneo, treinta veces más que en el mismo periodo del año anterior, según datos de la ONU.