Público
Público

Los ultras del Lazio ponen a Ana Frank la camiseta de la Roma como propaganda nazi

Las autoridades del fútbol en Italia y los Carabinieri han abierto investigaciones sobre lo ocurrido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Retrato de Ana Frank con la camiseta de la AS Roma, usado como propaganda antisemita. / TVMax

Los fanáticos ultras del equipo italiano Lazio distribuyeron el pasado domingo propaganda antisemita utilizando pegatinas de Ana Frank, víctima del Holocausto, luciendo la camiseta de su máximo rival, la AS Roma. Las autoridades del fútbol en Italia y los Carabinieri abrieron investigaciones sobre lo ocurrido.

Las calcomanías y calumnias antisemitas se encontraron pegadas en barreras de vidrio, paredes y baños de una sección del Estadio Olímpico de Roma (compartido por ambos equipos locales) que los partidarios de Lazio llenaron el domingo para el partido de la Serie A de su equipo contra el Cagliari.

Los ultras de la Lazio utilizaron estas pegatinas y consignas antisemitas porque los fanáticos de la Roma son judíos. Además, los colocaron en la sección del estadio donde suelen sentarse los seguidores de Roma.

"Esto no es fútbol, ​​no es deporte. Fuera los antisemitas de los estadios", dijo Ruth Dureghello, directora de la comunidad judía de Roma, en un tweet en el que publicó una foto de las pegatinas.

Ana Frank nació en Alemania, pero su familia huyó a los Países Bajos para escapar de los nazis. Vivieron en habitaciones escondidas en Amsterdam antes de que fueran descubiertos por ocupantes alemanes y deportados a campos de concentración.

Ella murió en el campo de Bergen-Belsen a la edad de 15 años y su diario que relata el tiempo de la familia en la clandestinidad se convirtió en una pieza central de la literatura del Holocausto.

Nicola Fratoianni, el jefe del pequeño partido de izquierda italiano, dijo que los culpables del antisemitismo en el estadio deberían memorizar el diario de Ana Frank.

Nicola Zingaretti, presidente de la región de Lazio, cuya capital es Roma, se encontraba dirigiendo a un grupo de historiadores en el campo de exterminio nazi de Treblinka, en Polonia, cuando se enteró del incidente. Dijo que había provocado su "indignación añadida".