Público
Público

Los ultras de EEUU eligen a Sarah Palin como su líder

El reaccionario Tea Party mira a las elecciones de noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ultraconservadores en Estados Unidos se buscan y buscan un líder. Y de momento han encontrado a Sarah Palin. La ex gobernadora de Alaska y ex candidata republicana coqueteó este pasado fin de semana con la idea de presentarse a las presidenciales del 2012, durante una reunión patrocinada por algunos miembros del movimiento Tea Party, una agrupación reaccionaria que intenta organizarse cara a las legislativas de noviembre.

La clase política está ya en plena campaña electoral, a diez meses de unos comicios considerados como el primer referéndum del presidente, Barack Obama. En un panorama ensombrecido por la crisis, el desempleo y el enconamiento republicano es difícil calibrar cuáles serán los factores decisivos que influirán en las urnas.

Básicamente, las preguntas son dos: cómo los ultraconservadores podrán trasladar lo que ahora son gestos de protesta en votos, y cuán decepcionados están los independientes con las políticas de Obama. Las respuestas dependerán en gran parte del estado de la economía léase paro, hipotecas, etc. unos días antes del 2 de noviembre.

De momento, mientras la Casa Blanca prepara su estrategia electoral y pone orden en el Partido Demócrata, y los republicanos deciden si aceptan la oferta de diálogo de Obama (el presidente les ha emplazado a un debate público sobre la reforma de la Sanidad el próximo día 25), Sarah Palin hace lo posible por llenar el hueco político con sendas comparecencias públicas, epílogo del tour de noviembre para promocionar su libro Going Rogue.

Este fin de semana, en Nashville, la ex gobernadora de Alaska no descartó presentarse a las presidenciales de 2012. 'Sería absurdo no considerar lo que potencialmente puedo hacer para ayudar a mi país', dijo Palin. 'No voy a cerrar una puerta que a lo mejor podría abrirse en el futuro'.

'No voy a cerrar una puerta que a lo mejor podría abrirse en el futuro'

En marzo, Palin, que ha sido contratada como comentarista política en la cadena de televisión Fox News, estupendo vehículo de autopromoción, ya tiene previstas otras comparecencias públicas, una de ellas con John McCain, su ex compañero de ticket, por primera vez desde su derrota de 2008.

El Congreso de Nashville fue organizado por algunos miembros del Tea Party, un movimiento ultraconservador escindido en varias organizaciones inconexas y bastante sui generis, que intenta ahora agruparse para consolidarse como auténtica corriente política dentro del Partido Republicano, de momento sin mucho éxito.


“Aquí se trata del pueblo, es mucho más que cualquier rey o reina de los Tea Party; y es mucho más que un líder carismático con un ‘teleprompter”. Palin fustigaba a Obama (“necesitamos un comandante en jefe, no un profesor de leyes”), ajena al escrutinio de las cámaras, que captaron unos garabatos en la palma de su mano: “Energía”, “impuestos”, “levantar el ánimo de los estadounidenses” y, tachado, “recortes presupuestarios”. Ayer, los comentaristas se mofaban de que la que tanto criticaba al presidente por leer sus discursos tenía que recurrir a un método más casero para recordar las cuatro ideas de su discurso y de la entrevista posterior en el escenario, donde se la pudo ver claramente consultando su chuleta